info@eldescorchediario.com
  • Emprendimientos
  • 29 julio, 2019

Anaia, nuevos vinos que surgen desde Agrelo

El sueño de un equipo apasionado por la innovación y nuevos desafíos, converge en un proyecto destinado a obtener vinos de calidad desde este reconocido terruño de Luján de Cuyo, en Mendoza.

Anaia es un proyecto que nació de la mano de tres personas movilizadas por la pasión y la innovación: la creatividad y experiencia empresarial de Osvaldo del Campo (accionista principal y CEO del grupo de empresas Galileo Technologies), el conocimiento comercial de la sommelier Patricia Serizola y el relacionamiento internacional de Octavio Molmenti (ejecutivo del mundo de las finanzas y residente en Nueva York).

“Nos autodefinimos como hacedores naturales de emprendimientos, generadores permanentes de momentos gratos para ser compartidos con colegas y amigos. Nos gusta contagiar esa pasión por honrar la vida en todas sus etapas”, dice Patricia Serizola, CEO del proyecto.

Del Campo, Serizola y Molmenti, tres apasionados que apuestan a la vitivinicultura.

En agosto de 2016 adquirieron 72 hectáreas de viñedo en Agrelo y desde ese momento, con paciencia y pasión, comenzó a cobrar vida el sueño de Anaia.

“Cuando comenzamos a perfilar la idea de comprar una finca, tuvimos en claro que queríamos instalarnos en la denominada Primera Zona. Son de nuestra preferencia los vinos que heredan la impronta de este terroir, especialmente los Cabernets que son superlativos”, agrega Patricia.

 

La plantación está emplazada en una finca de 72 hectáreas en Agrelo, en Luján de Cuyo, Mendoza, una de las regiones más prestigiosas, cuna de grandes vinos de la vitivinicultura argentina, donde cuenta con las variedades Malbec, Cabernet Sauvignon y blancas como Viognier y Sauvignon Blanc.

En el 2017 se construyó un reservorio de agua y se amplió la plantación con Petit Verdot,  Cabernet Franc,  Syrah, Ancellota, Pinot Noir, Tannat y Merlot.

La bodega

Actualmente se encuentra en construcción y prevé una capacidad de 300 mil litros, aunque ya fue habilitada durante la vendimia 2019 la nave de fermentación.

Está equipada con tecnología de clase mundial y cuenta con novedosos mates de concreto, que son ánforas de 9.600 litros para fermentación y crianza.

Así quedará terminada Anaia Wines.

La utilización del roble se realiza a través de microvinificaciones y crianza en barricas y cubas de roble francés con el objetivo de moderar su intervención en el proceso enológico.

La bodega está diseñada para ofrecer una experiencia sensorial a los turistas. Se prioriza la interacción del visitante, para que pueda participar de actividades lúdicas, mientras degusta los vinos y disfruta de una jornada irrepetible e inolvidable.

Los novedosos mates de concreto donde se elaboran los vinos.

El emprendimiento cuenta con una casa de visitas o Business Lodge la que se destinará al turismo corporativo. “Hemos detectado una necesidad de establecimientos que ofrezcan alojamiento dentro de una bodega que permita desarrollar actividades grupales e integrativas, teniendo al vino como catalizador de los objetivos propuestos. Reuniones anuales de directorio, team building, coaching y mentoring cerca de la ciudad de Mendoza”, asegura Patricia.

Los vinos

Con la asesoría de Héctor Durigutti, se caracterizan por una gran calidad lograda como resultado de la combinación del cuidado del viñedo, la cosecha en forma artesanal y una enología de alta gama dedicada a realzar el terroir de Agrelo. Se realizan trabajos concientes desde la planta a la botella, con armonía y simpleza en la elaboración y el cuidado de los vinos.

El reconocido enólogo Héctor Durigutti.

Línea Anaia

Se caracteriza por destacar la máxima expresión varietal de las cepas. Los vinos son fermentada y criados en vasijas de concreto, sin intervencion de la madera a excepción del Viognier: Anaia Sauvignon Blanc ($ 590)Anaia Viognier ($ 590), Anaia Malbec ($ 690) y Anaia Cabernet Sauvigon ($ 690).

Línea Gran Anaia

El roble francés se hace presente en la crianza de estos grandes vinos: Anaia Gran Malbec ($ 1.050) y Anaia Gran Cabernet Sauvignon ($ 1.050).

Línea Escorado

Esta línea representa otra de las pasiones de los creadores del proyecto: las actividades náuticas, en especial la navegación a vela. Estos blends fueron creados para disfrutar de momentos con amigos. Intensos y apasionados como la vida de los navegantes. Dedicado a capeadores de tormentas y aventureros de abordo: Escorado White Blend ($ 450) y Escorado Red Blend ($ 615).

Las etiquetas fueron diseñadas por el estudio Arena Bahamonde quienes manejan con especial sutileza las abstracciones y texturas. Tanto el logo de la bodega como la imagen de las etiquetas hacen referencia a Los Andes, siendo ANAIA “el lugar de los Andes”.