info@eldescorchediario.com
Madera, cartón y papel pintado en "El secreto, querida Alicia", de Laura Rudman.
  • Arte en Bodega Trivento
  • 27 abril, 2022

La suma de los binomios y una muestra que reivindica el arte cooperativo

En el Espacio de Arte de Bodega Trivento, Fernando Rosas junto a diecinueve artistas exponen esculturas y pinturas hechas a dúo. Las coproducciones pueden apreciarse con el plus de un código QR que detalla el proceso de la obra.  La muestra puede visitarse hasta el 6 de junio. 

Si usted lector escuchó en los últimos días la frase “tenés que soltar”, lea esta nota, visite esta muestra: Le va a encantar. Confiada en la recomendación adelanto que Tenencia compartida reivindica filosóficamente al arte cooperativo; trasciende el resultado de una obra a dúo; descree de la originalidad y además deja abierta la puerta a un juego que seguramente continuará.

Érase tiempos de cuarentena, cuando el artista Fernando Rosas comentó por Instagram una de las pinturas de Laura Rudman. Escribió algo como “qué lindo patio para salir a jugar”. Ella recogió el guante y le respondió “pase cuando quiera” así que él la fue a visitar. El muchacho de Bermejo le llevó un osito de madera para que Laura completase la historia. Como sabemos que no hay dos sin tres, Leandro Pintos (el compañero de Laura) se entusiasmó con el desafío. A él le tocó un personaje escuálido, flexionado, que estira los brazos como pidiendo ayuda.

«Encuentro con la sombra». Sandra Barrozo y Fernando Rosas componen este juego de espejo.

No eran momentos fáciles para el ‘tráfico de obras’. Pero Fernando había planeado una estrategia perfecta para encontrarse con los colegas. A veces una charla breve desde la vereda del destinatario era suficiente para cruzar un par de palabras teñidas por la emoción de la presencia. Ahí, recién ahí, soltaba de la mano a su criatura sabiendo que quedaba en buena compañía.

Convencidos de que el arte no es una experiencia solitaria, diecinueve tutores se involucraron en la tarea de cuidar, recrear, modelar, cobijar, intervenir, abrazar, discutir, acordar y hasta segmentar para ver nacer de nuevo.

El triunfo de la comunión

Característica de la sobremodernidad que transitamos es la soledad del éxito. Negado a esa victoria con pies de barro, Rosas se pregunta en un brillante texto curatorial: “…¿Quién nos convenció de que el arte era una pericia solitaria? ¿Quién se beneficia con la competencia y el aislamiento de los artistas? ¿Acaso la obra mejora? ¿Los vínculos solidarios mejoran? ¿La simbiosis entre creadores se desarrolla? No lo creo”.

Alcanza con asomarse a la sala de Trivento para coincidir con el escepticismo del escultor. Miremos para donde miremos nos fascina la potencia del trabajo compartido.

Versátil en la técnica, Cecilia Carreras interviene sobre el animal de ocho patas.

Traspasando el umbral, a nuestra izquierda el Encuentro con la sombra estremece los sentidos. En un juego de espejo, la artista Sandra Barrozo construye una escultura textil policromada como reflejo de un anciano tallado en olivo. Hay algo siniestro en esa coproducción, algo arcano sobre lo que Sandra acota susurrando al visitante desprevenido: “No era un abuelito”.

Unos pasos más allá, nos acecha otro tipo de sombra en la obra de Cecilia Carreras. Un perro de ocho patas va a cruzar por la senda peatonal. Mientras tanto alguien invisible tensa la correa. ¿Es un lobo, son los miedos, es un cimarrón el que se proyecta?

Alba, la obra conjunta con Iván Delhez nos deja absortos, contemplativos. Es conmovedor rodear el cuerpo sometido que renace del dolor. Hay una ambigüedad que nos atraviesa como consecuencia del sufrimiento de la materia y lo sublime del arte en esa mujer etérea.

«Alba». la conmovedora coproducción de Iván Delhez, el artista curador de Trivento.

“…un diálogo mudo entre la obra y la invitación a ser intervenida… el tiempo, su vida, el color, una mortaja que la vistió de entierro, una secuencia de incisiones, de cortes calculados que la fraccionaron en un conjunto de partes, que en su esencia de fénix la convirtió en embrión, el cual en su transformación se reinventó en busca de luz”, detalla Iván sobre Alba que apenas exhibida fue vendida a Suiza.

Los visitantes que prefieren un diálogo en solitario frente a la obra, tienen la posibilidad de acceder mediante el código QR a contenidos audiovisuales donde los artistas comentan el proceso. Y aquellos espectadores que disfrutan conociendo a los autores pueden arrimarse los sábados programados por la sala de Trivento.

A través del código QR los asistentes interactúan con la obra.


Charla con los artistas

Muestra: Tenencia compartida

Expositores: Laura Rudman; Leandro Pintos; María Inés Palero; María del Mar Mayo; Paula Dreidemie; Sandra Barrozo; Cecilia Carreras; Fernando Rosas; Toti Reynaud; Guillermo Rigattieri; Lena Casati; Iván Delhez; Guillermo D’Anna; Rebeca Sarelli; Paola Cristiano; Nadia Romero Marchesini; Gabriela López; Daniel Ciancio; Mariela Maisterrena y Bibiana Tittarelli

Fecha: Sábado 30 de abril

Hora: De 12 a 15

Espacio de Arte Trivento

Dirección: Ruta Provincial 60 y Jerónimo Ruiz, Maipú.

Entrada libre y gratuita

*Por Silvia Lauriente. Periodista especializada en arte y espectáculos. Especial para El Descorche Diario

Contacto Ig @criticaenfunción correo: criticaenfuncion@gmail.com

El espacio se abre nuevamente este sábado en una charla con los artistas.

Te puede interesar:

Héctor Durigutti: “Al vino hay que sacarle un poco de protocolo y glamour”