info@eldescorchediario.com
Muelle de ingreso a la isla.
  • Crónicas Viajeras
  • 28 mayo, 2020

Explorando la isla Martín García

La isla Martín García está colmada de historias de un pasado de guerras, presidios y conflictos. Ubicada estratégicamente, fue el eje de la disputa entre España y Portugal pero luego también entre Argentina y Uruguay. Dueña de un paisaje rico y deslumbrante, esta isla invita a recorrerla.

La isla Martín García, pese a tener soberanía argentina, se encuentra rodeada de aguas territoriales en lecho y subsuelo del Río de la Plata pertenecientes a Uruguay. Fue descubierta en 1516 por Juan Díaz de Solís a quien se considera el primer marino europeo en explorar el llamado río más ancho del mundo. Aunque en realidad no es un río sino que técnicamente es considerado un estuario.

Durante el avistamiento fallece el despensero del barco, de nombre Martín García. Era muy querido por toda la tripulación y decidieron nombrar la isla en su honor. Hubo numerosas batallas entre España y Portugal por el control de esta estratégica formación rocosa ubicada en la confluencia de los ríos Paraná y Uruguay.

También se desarrollaron encarnizadas luchas contra los Realistas y en la Guerra de la Triple Alianza. En 1886 quedó definitivamente en manos de la Armada Argentina y en 1973 se firmó el Tratado del Río de la Plata donde uruguayos y argentinos acordaron que la isla sería una reserva natural para fauna y flora bajo jurisdicción de estos últimos. En 1983 fue declarada Monumento Histórico Nacional.

Los cañones de la Batería 25 de Mayo son recuerdos de la Guerra de la Triple Alianza.

Me encontraba residiendo en Buenos Aires y un fin de semana decidí salir a conocer este solitario lugar del que solo había escuchado hablar en las clases de geografía del colegio. La forma ideal de llegar es partiendo desde Puerto Madero.

La empresa Sturla Viajes ofrece servicio de ferry que zarpa desde su terminal a las 9 de la mañana y regresa a las 17. Se puede optar por pasar una o dos noches ya que posee una hostería con habitaciones privadas y un camping con instalaciones de churrasqueras y duchas.

También existe un restaurante, atendido por sus dueños, con una piscina que se puede utilizar en épocas estivales. Hay un par de panaderías que amasan delicioso pan y facturas ideales para degustar mientras se hace un alto en el camino. Luego de dos horas y media de navegación, el ferry amarra en el largo muelle de cemento que da la bienvenida a los visitantes con un cartel.

Vista aérea de la isla Martín García.

La isla está a 27 metros sobre el nivel del mar y se puede recorrer a pie si se tiene un aceptable estado físico. Lo primero que aparece al dejar atrás el muelle es el amplio patio de maniobras de la Batería 25 de Mayo con antiguos cañones Armstrong de 170 mm que son un recuerdo de los conflictos armados.

Los senderos están bien señalizados y se accede a los puntos más importantes como el faro, el cementerio, la costa y hasta a una pista de aterrizaje en su parte norte. Los lugareños recomiendan no salirse de los circuitos marcados ya que apenas uno se aleja por la espesura pueden surgir unos lagartos overos del tamaño de un pequeño yacaré.

Lagartos overos de gran tamaño surgen desde la selva. Se recomienda no desviarse de los senderos.

Fui testigo directo de la aparición de uno de estos reptiles cuando intenté llegar hasta un árbol para hacerme una foto. El animal escuchó mis pisadas y salió raudo de su escondite. Por suerte no vino hacia mí sino que se alejó dándome un susto de aquellos. Hay mucha humedad y luego de un rato de caminata se va sintiendo la falta de aire.

En sus 170 hectáreas habitan 800 especies de árboles, 250 de aves y 123 de mariposas que se aprecian en mayo y octubre. La cacofonía de insectos y otros animales es permanente. En medio de la selva detecté una colorida construcción que resultó ser el Teatro Urquiza que también sirve como sala de cine para los escasos residentes permanentes. Se lo inauguró en 1910 y fue adaptado para cine en 1919.

El Cine Teatro Urquiza, inaugurado en 1910, sirve como divertimento a los escasos habitantes.

La isla funcionó como presidio aunque del viejo edificio solo quedan algunos muros derruidos y carcomidos por la vegetación. Los presos tenían la tarea de moler piedra en las canteras de granito para crear los clásicos adoquines que todavía podemos pisar en las arterias del casco céntrico de la ciudad de Buenos Aires como por ejemplo los de la calle Defensa. La mayoría de ellos provienen de aquí. No solo hubo presidiarios comunes. Varias de las personalidades políticas más trascendentes del país cumplieron encierro forzado en este alejado rincón patrio.

Los adoquines de la calle Defensa en San Telmo provienen de Martín García.

El ex presidente radical Hipólito Yrigoyen fue enviado aquí tras su derrocamiento en setiembre de 1930. La casa donde estuvo se conserva perfectamente y se puede visitar. Tiene un amplio patio donde el ex mandatario pasaba horas al sol. Juan Domingo Perón fue apresado y liberado el 17 de octubre de 1945 cuando una multitud de sus más fervientes seguidores lo esperaba en la Plaza de Mayo para dar inicio a la historia que ya conocemos. Frente a la casa que ocupó hay un busto que lo recuerda.

Casa donde estuvo detenido Hipólito Yrigoyen tras su derrocamiento en setiembre de 1930.

La más bonita de las casonas es la que habitó el ex presidente Arturo Frondizi desde marzo de 1962 a finales de 1963. Fue quien más tiempo pasó en Martín García. Esta vivienda, de color rosado y rodeada de amplios jardines, es actualmente la sede oficial del Ente que rige las relaciones entre Argentina y Uruguay.

Juan Domingo Perón estuvo preso en esta casona hasta su liberación el 17 de octubre de 1945.

En el Museo Histórico se pueden observar algunos de los objetos que utilizaron los políticos como por ejemplo el inodoro de Frondizi. El poeta nicaragüense Rubén Darío fue otro de los habitantes ilustres. Era un hombre muy dado a la diversión y la bebida. Vivió aquí durante 1895 para alejarse de los excesos y las tentaciones de la noche porteña y así poder concentrarse en su obra. Su casa también se puede visitar aunque cuando estuve se la veía bastante descuidada por la humedad.

En esta amplia propiedad pasó su detención el ex presidente Arturo Frondizi. Actualmente es la sede del Ente que rige las relaciones entre Argentina y Uruguay.

El acorazado alemán Admiral Graf Spee fue hundido en diciembre de 1939 durante la Segunda Guerra Mundial frente a la costa de Montevideo. Sus tripulantes fueron trasladados primero a Buenos Aires y posteriormente también formaron parte de los famosos huéspedes de la isla estando retenidos durante varios días en este peñón. Hay algunas playas donde tomar sol pero teniendo en cuenta que las corrientes del río pueden crecer repentinamente sin aviso.

Vista aérea de la isla Martín García rodeada de aguas uruguayas.


INFO PARA VIAJEROS


Ferry desde Puerto Madero:

www.sturlaviajes.tur.ar

Ingreso a la isla: gratuito.

Hostería: www.cacciolaviajes.com.ar

Camping: campingmartingarcia1@mail.com

Visita a las casas históricas: gratuita.

Museo: gratuito.

*Por Federico Chaine. Periodista especializado en viajes y turismo. Especial para El Descorche Diario. Contacto: fedechaine@hotmail.com