info@eldescorchediario.com
"El Loco", un corte Malbec, Merlot, Ancelotta y Tempranillo. / Foto: Sena & Asociados.
  • Historias Descorchadas
  • 29 mayo, 2020

Familia Zaina: lo irracional, diverso y una larga tradición en vinos

Familia Zaina es una pequeña bodega ubicada en Villa Seca, Tunuyán. La familia se estableció en el Valle de Uco hace más de 100 años, dedicados a la producción de frutas, el cultivo de la vid y la elaboración de vinos. En el 2013 decidieron construir la bodega en una de sus fincas. Caracterizada por la diversidad de varietales y el trabajo en equipo, la firma cuenta también con su espacio para recibir visitas: Los Enamorados.

Esta es la historia de vinos que buscan expresar los temperamentos y personalidades de los miembros de un linaje que lleva un centenar de años trabajando la tierra, en el corazón geográfico del Valle de Uco.

“Estamos convencidos de que cada generación es la guardiana de los dones heredados de la anterior. Creemos en el respeto y el amor por la tierra que pisamos, su ambiente y su gente”, versa la declaración de principios donde la familia Zaina manifiesta su filosofía de vida y de producción.

“Somos una auténtica familia, con su diversidad y su riqueza. Lo que hacemos, lo hacemos entre todos. Cada uno aportando su personalidad y capacidades. Somos una familia con una historia y una herencia que nos vincula y también con un futuro común”, continúan en sus declaraciones.

Roberto Zaina (derecha) y su pasión de compartir los vinos con amigos.

Los Zaina, cuarta generación de enólogos, hoy buscan quitarle racionalidad al vino para que pueda sentirse y disfrutarse en todo su potencial. Producen en familia, con los enólogos Roberto Zaina y Tito Zaina en la elaboración, el ingeniero agrónomo Federico Zaina en la producción de uvas, diseño de cortes y la gestión comercial. Mientras Patricio Zaina se encarga de la logística y Juan Barceló en la gestión del espacio de visitas, llamado Los Enamorados, abierto al público desde el 2017.

Bodega Familia Zaina produce blends de una gran diversidad de variedades y un varietal que es diferente en cada cosecha, su ícono: La Estrella que simboliza el trabajo, la pasión y la calidad con la que hacen sus vinos.

Juan Barceló y Fede Zaina.

El proyecto empezó como algo experimental, elaborando en pequeñas vasijas una gran diversidad de variedades: Malbec, Merlot, Tempranillo, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Tannat, Petit Verdot, Ancelotta, Refosco, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Gewürstraminer. Siempre utilizando uvas de cuatro fincas diferentes, todas en el Valle de Uco.

Hoy se elaboran alrededor de 14.000 botellas anuales, con una rica diversidad de etiquetas. Todos los vinos salen a la venta con nombres de cartas del Tarot. En su mayoría son blends de dos a cinco variedades.

En familia. Federico Zaina y su primo Martín.

“En cada etiqueta buscamos mostrar la identidad y la personalidad propias de cada miembro de la familia. Por eso, se encontrarán en las diversas presentaciones un estilo de vino muy diferente”, cuenta Roberto Zaina propietario y responsable de la enología del proyecto.

“La idea de poner en las etiquetas las cartas del Tarot fue de Federico, que quiso sacarle racionalidad al vino para conectar al consumidor con lo irracional a través de los arquetipos que la forman”, agrega Juan Barceló, el sommelier a cargo del espacio para turistas, Los Enamorados.

La expresión de los vinos

“Tenemos vinos que buscan mostrar la expresión de la fruta y la frescura propias de la uva; mientras que otros, buscan la complejidad y la elegancia. Del mismo modo, otra etiqueta persigue un estilo más clásico, con aromas a frutas maduras y presencia de roble”, explica Tito Zaina.

Federico junto a turistas que llegan a Los Enamorados para degustar los vinos de Familia Zaina.

El único vino varietal es el ícono de la bodega, que se llama La Estrella, y se trata de una sola barrica que se selecciona  y que permite sacar al mercado tan solo 300 botellas anualmente. “Cada año, sacamos un Estrella diferente y diseñamos una etiqueta especial para cada edición. La del 2020 es La Petite Etoile, un Petit Verdot cosecha 2015 con 24 meses de barrica”, indica Federico Zaina, responsable de agronomía.

Las cartas del Tarot: El Loco

El portfolio de Familia Zaina se completa con otras etiquetas, como El Loco, El Ermitaño, Los Enamorados, La Templanza, El Papa, El Mago, entre otros.

El Loco es un corte de Malbec, Merlot, Ancelotta y un toque pequeño de Tempranillo. Es el corte más joven de la bodega, con sólo 6 meses de guarda en barrica de roble americano. Se trata de un vino muy frutal en la nariz, y una fresca acidez en la boca, con apenas presencia de aromas provenientes de la madera.

El Loco, el corte más joven de la familia Zaina. / Foto: Sena & Asoc.

Esta etiqueta fue la primera en salir a la venta en el 2014, y en junio de 2020 se presenta la edición número 7.

Novedades 2020

Este año, la bodega trabaja en el rediseño de las etiquetas y espera lanzar una nueva línea de vinos varietales, que se producirá a partir del 2021 en una bodega en La Consulta, San Carlos.

Los vinos se pueden conseguir en algunas vinotecas de Buenos Aires a través de @labluewine y en Santa Fe, a través de @chiafredo.vinoteca. Las etiquetas de producción más exclusiva se venden directamente en la bodega. Consultar por Instagram en @familiazaina; al e-mail familiazainasrl@gmail.com o al teléfono +54 9 2622 406433.

Tito Zaina, su esposa Diana y el pequeño de la familia.