info@eldescorchediario.com
La Enoteca (1902): donde la vitivinicultura argentina comenzó.
  • Día Internacional de los Museos
  • 17 mayo, 2022

La Enoteca, el lugar imprescindible para conocer el vino argentino y su historia

Los museos tienen el poder de transformar el mundo. Como lugares incomparables de descubrimiento, ponen en valor el pasado, la creación, las sensibilidades que modelan culturas y  abren espacios para nuevas ideas, aspectos esenciales para construir un futuro mejor.  La Enoteca, Centro Temático del Vino, se suma a las celebraciones que se llevarán a cabo en todo el mundo.

Con el objetivo de concientizar sobre su importancia en el intercambio y enriquecimiento cultural, desde 1977 cada 18 de mayo se celebra el “Día Internacional de los Museos”. Por estos días, más de 37 mil instituciones culturales en todo el mundo abren sus puertas para seguir afirmando el lema “El poder de los museos”.

Y Mendoza no es la excepción porque aquí se encuentra La Enoteca, el Centro Temático del Vino, un espacio de promoción de la cultura vitivinícola que propone un viaje hacia el origen de la vitivinicultura argentina. Este edificio patrimonial se puede recorrer de lunes a viernes, cuenta con visitas guiadas que incluyen degustaciones de vinos, recibe a escuelas de todos los niveles y  para mendocinos y mendocinas la visita es totalmente gratuita.

En 1902 finaliza la construcción de la bodega Modelo y aún hoy mantiene su fachada de ladrillo visto.

“Experiencia Destino” para celebrar el Día de los Museos

Este martes 17 de mayo, a las 18 y a las 19, La Enoteca propone un recorrido especial  por el Centro Temático del Vino con tres degustaciones acompañadas de un maridaje de tres pasos. Quienes se sumen a esta experiencia podrán degustar un  Semillón combinado con queso gouda y tomate cherry con aceite de oliva; la siguiente parada incluirá una copa de Las Perdices Malbec maridado con queso sardo y para el final, el recorrido propone combinar queso azul, chocolate y una copa de Malamado, Malbec fortificado. Esta actividad tiene un costo de $ 600 y las reservas se realizan vía WhatsApp al 261 659-5405.

Sala sensorial “Sentí Malbec”, diseñada para experimentar  con aromas, colores y texturas de la variedad emblemática argentina.

Donde todo comenzó

La Enoteca, emplazada en el Centro Cívico, es el único testimonio arquitectónico de la Escuela Nacional de Vitivinicultura que funcionó entre 1897 y 1939 y donde se formaron los primeros profesionales de Argentina y Latinoamérica. Recorrer este edificio, que está próximo a cumplir 120 años, es viajar hacia los orígenes de la actividad  y conocer el proyecto educativo que forjó las raíces de la vitivinicultura en el país.

La visita guiada permite conocer la historia y el rol de este espacio como cuna de la vitivinicultura argentina: con registros fotográficos, maquinarias antiguas, recorridos por sus naves y cava. Cuenta con la sala sensorial “Sentí Malbec”, diseñada para experimentar  con aromas, colores y texturas de la variedad emblemática argentina. Al ingreso, un viñedo muestra una pequeña colección ampelográfica con las principales variedades argentinas.

Durante la dirección del ingeniero Simois se construye la bodega para las prácticas enológicas.

Cada semana, cerca de mil visitantes la transitan y se acercan al mundo del vino, la degustación y el arte del maridaje. Es importante destacar, que las visitas para mendocinos son gratuitas y como parte de su misión educativa, cuenta con recorridos didácticos para alumnos de todos los niveles y modalidades.

Un largo recorrido

En 1853 Domingo Sarmiento, exiliado en Chile por Rosas, sugiere al entonces gobernador de Mendoza, Pascual Segura, la creación de una escuela de agricultura teórico práctica. El 17 de abril de ese mismo año el gobernador eleva el proyecto de ley a la Honorable Cámara de Representantes, la actual Legislatura. El 6 de septiembre de 1853 se crea la Quinta Modelo y Escuela de Agricultura que funcionó, en sus primeros años, en  terrenos de la orden de los Agustinos, en los alrededores de la intersección de calles San Martín y  Garibaldi.

Bomba pulverizadora.

Sarmiento sugiere a su amigo, el francés Michel Aimé Pouget como director de la escuela recientemente creada, y este llega a Mendoza desde Chile con un gran cargamento de plantas, semillas y colmenas con abejas italianas. Los comienzos no fueron sencillos, sin embargo Pouget sentó los precedentes de lo que sería una pujante industria. En 1855, ingresó distintas variedades de cepajes franceses como Malbec, Pinot Noir y Cabernet Sauvignon.

En diciembre de 1872 el Gobierno Nacional compró 25 hectáreas donde actualmente se erige el Barrio Cívico, y en este solar vuelve a tomar impulso la idea de propiciar la enseñanza agraria y vitivinícola en la provincia. En 1878, en ese predio, se crea la Escuela Nacional de Agronomía y, por primera vez, aparece la vitivinicultura como una especialidad en la formación académica. En mayo de 1897, el Ministerio de Instrucción Pública –consciente de la necesidad de fomentar el desarrollo agrícola- creó cinco escuelas de Agronomía en distintos puntos del país, una de las cuales fue la Escuela de Vitivinicultura de Mendoza.

Alumnos de la Escuela de Vitivinicultura Mendoza.

De la bodega Modelo a La Enoteca

El ingeniero Domingo Simois, director de la escuela entre 1897 y 1904, advirtió la necesidad de construir una bodega “moderna y tecnificada” para realizar las prácticas enológicas. En 1899, se aprueban los planos y al año siguiente comienza su edificación. En 1902 finaliza la construcción de la bodega Modelo: esta fecha se ve grabada en una de las piedras de La Enoteca.

Se montaron dos naves principales de ladrillo, con techos de cabreadas de madera, cielorrasos planos de caña, torta de barro y zinc; una nave semienterrada y la cava de gruesos muros de piedra destinadas a albergar los “foudres” o toneles de roble de Nancy para la conservación del vino.

La gran novedad fue el laboratorio que se incorporó a la bodega como un ámbito indispensable para el control científico del proceso de elaboración de vino y la estación enológica, dotada de la tecnología más vanguardista de la época que funcionaba además como centro de consulta para productores y bodegueros.

La amplia galería del edificio extendida hacia el Este cubría el lagar y la zona de molienda. Hoy se mantiene la expresión clásica de la fachada de esta bodega con ladrillo a la vista, que fue la más difundida en Mendoza, diseño relacionado con los templos renacentistas del norte de Italia.

Sala dedicada al vino y sus deidades.

“Fue más pequeña que el común de las bodegas ya que su finalidad no era la producción de grandes volúmenes de vino para comercializar, sino para fines educativos y experimentales”, explica Yoana Cepeda, responsable de Turismo de la Enoteca.

Con la creación de la Universidad Nacional de Cuyo, en 1939, esta escuela pasa a su jurisdicción y más tarde sería la Facultad de Ciencias Agrarias. La Bodega Modelo fue usada  para las prácticas de los ingenieros agrónomos hasta 1953, año en que la facultad inaugura su actual edificio en Chacras de Coria.

En los años sucesivos, con los cambios en el mapa de la ciudad y los vaivenes sociopolíticos y económicos, se derrumbó el histórico edificio de la original Quinta Agronómica, y sólo quedó en pie la actual Enoteca. Desde entonces, su misión y destino es  preservar y proyectar la historia que constituye buena parte de nuestra identidad como región vitivinícola.

Muestra ampelográfica al ingreso de La Enoteca con las principales variedades de Argentina.

En el año 2000  el Fondo Vitivinícola Mendoza, ente encargado de la promoción del vino, comenzó las obras de re funcionalización y en 2002 nació La Enoteca, Centro Temático del Vino, el punto de encuentro de la cultura, el arte, el turismo y la promoción vitivinícola.

“La Enoteca es patrimonio cultural y es memoria activa. Aquí, todo el tiempo, están pasando cosas alrededor del vino: eventos artísticos, cursos, conferencias, charlas. Es un edificio que respira vitivinicultura y que todos los mendocinos y mendocinas pueden visitar”, asegura Sebastián Juliá, a cargo de la coordinación de actividades.

De lunes a viernes, de 10 a 16, La Enoteca ofrece visitas guiadas con diferentes opciones, tienda de recuerdos e información disponible para quienes desean indagar en el maravilloso mundo del Vino Argentino, Bebida Nacional. Un viaje por el sitio donde se inició la formación de profesionales de la vitivinicultura, en cuyos muros está grabada y sigue latiendo una porción fundamental de nuestra historia vitivinícola.

La Enoteca, lugar de encuentro con el vino y su historia. Pasado, presente y un rol clave para el futuro.

Para agendar

Dirección: Peltier 611- Ciudad de Mendoza.

Correo electrónico: turismo@laenoteca.com.ar

Teléfono: 261 15-659-5405

En las redes: La Enoteca 1902

Web: www.laenoteca.com.ar