info@eldescorchediario.com
Aire libre: un ámbito seguro para evitar el contagio en tiempos de pandemia. / Foto: gentileza.
  • Bienestar
  • 18 julio, 2020

En cuarentena, ¿qué pasó con la actividad física?

En esta cuarentena, tiempo de encierro y de desafíos personales, aprendimos que el bienestar físico y emocional necesita mucho más que el simple movimiento corporal. En casa, practicamos gimnasia de manera virtual, sin embargo pudimos darnos cuenta que nos faltó el grupo y el aire libre.

Allá por marzo, cuando pensábamos que teníamos una vida ordenada y libre, cuando sentíamos que nuestras decisiones y elecciones de los quehaceres cotidianos eran así y no había otra manera de ordenarlos,  y así estábamos bien, o tal vez no, pero no había tiempo de plantearlo como un problema con solución; en esos días nos superó una situación inédita.

Casi de ciencia ficción la pandemia del coronavirus, nos obligó al aislamiento y a adaptarnos a una nueva situación que no nos permitió disponer de nuestros tiempos y actividades con libertad.

Y fue en este momento donde el concepto de salud tuvo que redefinirse al igual que las prioridades de la vida. Comenzamos a valorar la importancia del hogar y la familia y adaptamos nuestras actividades para hacer en casa: el trabajo;  la escuela; la actividad física.

La actividad grupal, un hábito que se extraña durante la cuarentena.

Del mismo modo, las reuniones familiares y sociales fueron mediadas por una pantalla. Y así, nos nuestros hábitos cambiaron. Entre ellos, las costumbres familiares y las comidas que fueron momentos oportunos para el encuentro y la comunicación directa entre los miembros de la familia.

Pero el tiempo pasó y marzo se transformó en abril y de un plumazo llegamos a julio, el encierro y la falta de libertad afectaron y transformaron conductas.

“Los pilares para la integridad de las personas: la actividad física; la relación con el otro y el contacto con la naturaleza”.

Luego, la cuarentena obligatoria se flexibilizó. Y pudimos revalorizar otras actitudes y estilos de vida, para conectarnos con lo verdaderamente importante. Ese fue un proceso positivo para muchos, sobre todo para los vínculos y el aprendizaje por el respeto personal y el cuidado de la salud y las emociones.

Hoy tenemos la posibilidad de salir para lo esencial, pero ¿qué es lo esencial?

Aquí es donde quiero destacar la importancia de la actividad física como algo esencial. A partir de esta experiencia provocada por el Covid-19 comprendimos que no se trata solo del bienestar físico, psíquico y emocional. Las clases virtuales salieron a suplir la presencialidad pero nos dimos cuenta que al finalizar la sesión por zoom quedaba una sensación de que algo faltaba. No sentíamos la “felicidad y satisfacción completa”.

El Covid 19 obligó a correr con tapaboca o barbijo.

Y puedo explicarles qué es lo que pasó: la educación física tiene grandes pilares que la sustentan y son fundamentales para lograr el completo estado de bienestar.

Estos pilares son:

La actividad física y el movimiento corporal en relación con uno mismo. Si bien pudimos desarrollarlo en una clase virtual lo que nos faltó fueron los otros pilares fundamentales:

el movimiento corporal en relación al otro

y la actividad física en relación al contexto natural.

Es por eso que podemos sentir ese bienestar y felicidad al realizar una actividad física al aire libre en contacto con el otro.

En tantos años que llevo ejerciendo esta maravillosa profesión de enseñar Educación Física he podido confirmar y garantizar que estos tres pilares son indispensables para el completo estado de bienestar físico y emocional de quien realiza actividad física y deportes al aire libre.

Indispensable: la actividad física en relación al contexto natural.

Y es justamente en este contexto de aislamiento que toma una importancia preponderante esta posibilidad de satisfacer las necesidades de la actividad física al aire libre siendo este un ámbito seguro para evitar el contagio.

Entonces amigos, es momento de rediseñar nuevamente nuestras vidas y salir a hacer ejercicios al aire libre y en grupo y de este modo, volver a forjar hábitos saludables de vida. Es una decisión urgente e indispensable.

Entendemos que estos procesos en los que todos nos hemos visto involucrados, han tenido una razón de ser personal e íntima para cada uno de los que transitamos la cuarentena y aún transitamos una pandemia. Lo esencial es que comprendamos qué es lo importante, y la salud lo es, insisto ¡la salud!

Ha llegado el momento de que la salud y el bienestar estén en manos de profesionales, y me refiero a los profesionales de la Educación Física. Tenemos en nuestras manos la posibilidad reeducar en hábitos saludables, de desarrollar programas de actividad para mejorar la condición y la composición corporal.

Hábitos saludables y actividad física, un camino de ida. Foto: Mujeres que Corren.

Un consejo para quienes eligen una actividad física es que acudan a profesionales, que evaluarán la situación personal para diseñar de la mejor manera el proceso de la actividad física, sistemática graduada, progresiva y regular que logrará mejorar la calidad de vida.

Hoy es el momento ideal para que descubras que vos también podés encontrar un tiempo para realizar actividades importantes y urgentes para rediseñar tu vida entorno a hábitos saludables.

*Profesora de Educación Física. Líder y creadora del grupo de running “Mujeres que Corren”. Especial para El Descorche Diario.