info@eldescorchediario.com
Grandes anfitriones. Walter Bressia y su esposa Marita.
  • Mendoza
  • 16 marzo, 2020

Familia Bressia agasajó al Rally de las Bodegas 2020

Con sus espumantes como bandera, la bodega de Walter Bressia se lució ante los participantes de la 18° edición de esta competencia realizada en Mendoza, tanto en su paso por Luján de Cuyo como en la apertura en el Park Hyatt.

El inicio de la segunda etapa de la 18ª edición del Rally de las Bodegas 2020 -organizado por el Club Mendoza Clásicos & Sport-, se vivió con emoción y encanto en los jardines de la familia Bressia, en una mañana de lujo para los vehículos deportivos clásicos, que arrancaron el día visitando la bodega ubicada en Agrelo, en Luján de Cuyo.

Bressia Casa de Vinos abrió sus puertas para recibir a 250 personas y sorprendió a los visitantes con un panorama de sofisticación, donde naturaleza y ambiente se conjugaron a la perfección, entre livings, sombrillas y mesas decoradas en colores blanco y rosa.

Juan Pablo Marchionni, Bicho Boverman (Rally de las Bodegas), Marita Bressia (h), Marita Bressia (madre) y Walter Bressia. (Fotos/Marcelo Aguilar)

Un magnífico desayuno dio la bienvenida a los corredores, que desde las 9 de la mañana llegaron en sus autos. Las delicias estuvieron a cargo de la pastelería Virgen del Valle con sándwiches variados, bocados en pan brioche y la especialidad de la casa: unos fantásticos macarrons rosados de fresa que maridaron a la perfección con el espumante Sylvestra “La Vie en Rosé”.

Un espumante fermentado en botella, elegante, de finas burbujas, brillante, fresco y floral, este producto se destacó por sus notas de frutas rojas, como las frambuesas, frutillas y fresas y causó la admiración de los invitados.

“Este año, Bressia Casa de Vinos decidió agasajar a los embajadores de esta carrera con sus más ricos espumantes”, comentó Marita Bressia, export manager de la firma, quien destacó que durante el cóctel de bienvenida realizado en el hotel Park Hyatt Mendoza, los corredores degustaron el espumante “Bressia Royal” y también tuvieron oportunidad de probar “Bressia Profundo”, un blend de alta gama de la bodega.

El paisaje cordillerano brindó un marco ideal para el paso de los participantes, quienes cumplieron pruebas técnicas de habilidad conductiva y numerosos controles de paso. Pasadas las 11, los conductores partieron con sus magníficos autos por los caminos del vino, para continuar su recorrido hacia a otras bodegas de Mendoza.