info@eldescorchediario.com
Bodega Veralma forma parte de Altos de Tinogasta.
  • Emprendimientos
  • 18 noviembre, 2020

Desde Catamarca, Bodega Veralma se presenta en sociedad

La llegada de una nueva bodega amplía los horizontes del mapa de la vitivinicultura argentina. Desde el Valle de los Seismiles, en Tinogasta, este emprendimiento que comenzó hace algunos años, invita a seguir descubriendo la diversidad del vino argentino.

Catamarca, una fortaleza de altura y de enclave montañoso da origen a Veralma, una bodega que surge del corazón de las montañas rodeada de los picos más altos de la Cordillera de los Andes.

Ubicada al Oeste de la provincia, el departamento de Tinogasta guarda un tesoro. Un valle mágico, una tierra venerada por nuestros ancestros 8.000 AC, protegida hasta nuestros días por la presencia imponente y bella de los Seismiles, la cadena de montañas más alta de Argentina, que alcanza los 6.000 metros de altura.

El terroir

Los viñedos de Bodega Veralma, están plantados a una altura de 1.300 msnm sobre el comienzo de una ladera Oeste que da a las primeras montañas de la precordillera de Los Andes, en la localidad de Tinogasta, en Catamarca.

Esta zona geográfica está enmarcada en el extremo sur de los Valles Calchaquíes. Sobre esta cordillera está ubicado el Valle de los Seismiles, la cadena de montañas con más de 6.000 metros que llega al límite con Chile y se ubica en altura como la segunda cadena montañosa más alta del mundo después del Himalaya.

Valle de los Seismiles, Catamarca.

La altitud de la zona y la gran amplitud térmica, favorecen la madurez y concentración de las uvas. Los vinos tintos son de mucho color y de una concentración polifenólica intensa y persistente.

“Trabajamos para elaborar y obtener vinos que sean auténticos, agradables al beber y que puedan trasmitir todos los atributos de una nueva zona vitivinícola emergente en el país”, expresa el enólogo Santiago Palero, quien está al frente de los vinos.

El Grupo Altos de Tinogasta

Bodega Veralma, forma parte de Altos de Tinogasta, un Grupo que desarrolló un modelo de negocio de Real Estate Productivo. Posee 400 hectáreas de tierras productivas entre olivares y viñedos.

Nació hace 10 años a partir de un sueño: “crear en Catamarca un desarrollo inmobiliario productivo que uniera a un grupo de personas bajo un mismo fin”.

El emprendimiento posee 400 hectáreas de tierras productivas.

A la región se la conocía por ser una zona rica por excelencia en aceites de oliva, y se sabía que existían grandes oportunidades para explorarla como región vitivinícola. Así fue como este grupo de inversores, presentaron el negocio de la tierra productiva, sumaron nuevos exploradores y se iniciaron en la aventura.

Asesorados por ingenieros industriales y agrónomos dieron los primeros pasos. Se realizaron las plantaciones de olivos, vides, incorporaron sistemas de riego con alta tecnología e incorporaron un parque solar que genera energía renovable. El establecimiento además de la bodega cuenta con una fábrica de aceite de oliva.

Vinos y aceite de oliva

La bodega tiene una capacidad de 300 mil litros, para elaborar vinos de alta gama. Posee tanques de acero inoxidable refrigerados y un laboratorio de control de calidad. Además de dos líneas de envasado y etiquetado semiautomáticas de 3.000 botellas por día cada una.

Tinogasta es una zona reconocida por sus aceites de oliva.

La fábrica de aceite de oliva es de última generación GEA, con capacidad de molienda de 80 toneladas por día y almacenamiento de 440 mil litros.

Para destacar, cuenta con un sistema de riego por goteo, con tecnología israelí y además posee un Parque Solar de 1MW de generación propia de energía renovable.

La empresa apuesta a las energías renovables y cuenta con un importante parque solar.

Los vinos

En este terroir de clima árido con gran amplitud térmica y de suelo calcáreo, surge Seismiles, la línea emblema de Bodega Veralma que representa el código de lo natural y respeta las cualidades de un terroir desconocido.

Esta línea de vinos jóvenes está elaborada con uvas provenientes de viñedos propios de 10 años de antigüedad. Sus vinos son Seismiles Malbec, Cabernet Sauvignon, Syrah y Chardonnay.

Los viñedos están plantados a 1.300 msnm.

Con reconocimiento internacional, Seismiles, la línea joven de vinos de la bodega, se presenta al mercado con una importante mención: 92 Puntos Decanter para Seismiles Syrah, a quien la publicación inglesa lo califica entre los vinos “altamente recomendados”,  logrando una posición de privilegio entre los Syrah de Sudamérica y de Argentina.

“Para una bodega joven, sin precedentes y de origen remoto como lo es Tinogasta, ser reconocidos con este tipo de menciones representa una gran satisfacción. Es sentir el reconocimiento del trabajo y el esfuerzo de mucha gente; además es confirmar el potencial de una provincia que posiciona a Argentina entre los países exploradores de nuevas regiones”, señala Santiago Palero.

Una vez más, Argentina sorprende con su diversidad y con una bodega joven que surge del corazón de las montañas, en medio de un inhóspito paisaje, con la clara intención de compartir con el mundo los tesoros de este terruño con origen en Catamarca.

Precio sugerido lanzamiento noviembre 2020: $ 450.-

Vicuñas en el Valle de los Seismiles. Tinogasta.