info@eldescorchediario.com
Cristian Moor y Teresita Barrio, 10 años de un sueño hecho realidad. / Fotos: El Descorche Diario.
  • 10 años
  • 14 noviembre, 2021

Moor- Barrio: “Hacemos vinos con detalles”

 

El proyecto que comenzó como un sueño de estudiantes, ya cumple 10 años de historia. Con muchos galardones en su haber, Cristian Moor y Teresita Barrio alcanzaron los máximos reconocimientos de sus vinos por la crítica especializada. Con una degustación vertical de todas sus añadas, la pareja decidió celebrar esta primera y exitosa década de lo que ellos llaman su “bodega bonsai”.

 

Siempre que hablamos con Cristian y Teresita nos contaron acerca de su bodega bonsai, pero visitarla en persona, hace entender mucho más y mejor el proyecto que comenzó por el 2009 cuando ellos mismos comenzaron a darle forma a su sueño de hacer vinos en su casa.

La bodega está literalmente en una especie de garage o galpón contiguo al estacionamiento de la casa de soltera de Teresita. La equiparon con todo lo necesario para elaborar vinos de calidad: tanques de acero inoxidable, bombas, barricas pero a una escala pequeña, donde producen 1.000 botellas por año.

Al principio, la idea fue elaborar vinos para compartir con la familia y los amigos, pero  el proyecto tomó forma rápidamente y en el 2011 fundaron oficialmente Moor-Barrio Wines, poniendo en valor el apoyo prestado por toda la familia.

Sus vinos, que se llaman Initium, están elaborados y diseñados al detalle, y son ellos mismos quienes están encima de todo. Incluso dos añadas llevan además nombre de sus hijas: Josefina y Helena. Y el vino de la cosecha 2022 ya tiene nombre: Amparo, la tercera hija del matrimonio que viene en camino para la próxima vendimia.

Cristian Moor y Teresita Barrio, 10 años de un sueño hecho realidad.

A lo largo de 10 años fueron evolucionando en la búsqueda de un estilo que tiene el sello del Malbec. Sus primeros vinos nacieron a partir de uvas de La Consulta, aunque después fueron migrando hacia otros terruños como Gualtallary e incluso en un par de añadas, en la fusión con el Cabernet Franc de Altamira.

Sus vinos han alcanzado importantes reconocimientos de la crítica internacional. Initium Gran Malbec 2017 obtuvo 93 puntos del crítico inglés Tim Atkin. En 2016 el Initium Josefina Malbec – Cabernet Franc, alcanzó 94 puntos y también su espumante Initium Extra Brut Pinot Noir -Chardonnay con 93 puntos por parte del crítico.

Degustación vertical Moor – Barrio Wines.

Recientemente alcanzaron con su Initium Gran Malbec 2018, el 6to puesto en la degustación a ciegas The Winemakers 2021, entre 55 muestras catadas por los más expertos profesionales de la industria vitivinícola.

El Descorche Diario compartió la cata vertical de los 10 años y hablamos, en esta oportunidad, con Teresita Barrio sobre cómo fue esta experiencia y las expectativas hacia adelante.

Teresita en la dulce espera de su tercera hija Amparo.

-Estamos compartiendo una degustación vertical y celebrando 10 años de un proyecto que comenzó como un sueño familiar cuando eran estudiantes…

-Es un sueño que realmente no imaginábamos porque nunca pensamos llegar a lo que estamos haciendo hoy. Si bien siempre nuestro objetivo era lograr buenos vinos e ir creciendo; nunca pensamos que iba a ser de esta manera.

-Como decimos con Cristian, nosotros estamos en cada detalle. En cada etapa minuciosamente del proceso de la elaboración, hasta incluso la entrega del producto. Nosotros no nos manejamos con distribuidores. Desde la cosecha hasta la entrega del vino en la vinotera nosotros estamos en medio de las decisiones; entonces esa dedicación que le damos al proyecto es lo que nos ha permitido estar dónde estamos. Más allá de todo el apoyo que recibimos de nuestra familia porque esto ante todo es un proyecto familiar.

-Si tuvieras que hacer una síntesis de estos 10 años que podrías destacar…

-Hay una frase que siempre me quedó grabada que me dijo Cristian: los primeros años nosotros vamos a golpear la puerta, pero va a llegar un momento en que nos van a golpear la puerta y somos nosotros los que vamos a abrir. Creo que ese momento ha llegado.

-Teniendo en cuenta que hacen vinos de partida limitada, solo mil botellas por año. ¿Cómo es el perfil de sus consumidores?

-Son consumidores que buscan algo distinto en cuanto a la experiencia que les genera conocer el proyecto. Nosotros contamos siempre cómo comenzamos. Nuestra historia es de superación porque realmente empezamos como estudiantes, en medio nos recibimos, nos casamos, tuvimos a nuestras hijas y ese crecimiento nuestro como familia ha ido también a la par de la bodega. Por eso digo que esto no deja de ser un proyecto familiar y creo que ha eso se debe todo.

Cristian Moor: “Tenemos una bodega normal, pero en miniatura”.

-¿Cómo ha sido la evolución de los vinos en estos 10 años?

Me ha sorprendido. Es la primera vez que hacemos una degustación vertical que quisimos hacerla con los periodistas de Mendoza, porque nosotros somos de acá, mendocinos de pura cepa. Nos hemos sorprendido con la evolución de nuestros vinos, se nota el crecimiento de nuestro producto de la mano de nuestro creamiento profesional.

-Una década atrás era un proyecto muy incipiente y alcanzaron muchoslogros con sus vinos.  ¿Cómo ves los próximos 10 años?

-Primero vamos a cambiar de lugar para la elaboración. Nuestra idea es tener una bodega más grande que nos permita crecer en volumen, pero también poder crecer en calidad. En volumen queremos llegar paulatinamente a unas 5 o 7 mil botellas, no más. Pero siempre manteniendo y creciendo en calidad.

Teresita está en cada detalle de todos los vinos.

-¿Cómo vivís la experiencia de hacer vinos con tu marido, donde además comparten todo el resto del día a día?

-Suena un poco meloso y romántico, pero realmente nos complementamos muy bien. En lo que falla uno ahí está el otro y viceversa. Hay cosas que Cristian la tiene más clara y al revés. Es un aprendizaje en conjunto. Es muy divertido. Hemos tenido nuestros momentos, yo soy más “catrasca”, muy torpe, nos reímos mucho. Pero cuando él rompe algo me río mucho y él no puede entenderlo. Son pequeñas anécdotas de nuestra vida cotidiana.

-Es un aprendizaje como cualquier matrimonio o proyecto en conjunto con alguien. Con Cristian tenemos todo junto, la familia, un programa de radio, la bodega, los compañeros de estudio… hasta nos recibimos el mismo día. No hemos complementado muy bien, en lo que falla uno el otro está bien.

-Teresita, ¿cómo le definirías los vinos de Moor-Barrio al consumidor que aun no ha podido conocerlos?

-Son vinos con detalles, realmente. Estamos en cada etapa y en todos los pequeños detalles. Yo etiqueto los vinos a mano, limpio las botellas, los firmamos, la envuelvo en papel y las embalo. A veces hasta me ayudan mis hijas a pegar los stickers en el papel. Con Cristian seleccionamos los viñedos, el día y punto de cosecha, es decir, estamos en todos los aspectos del proceso bien detalladamente. Si tuviera que definirlos, son vinos con detalles.

Teresita y Cristian en la puerta de su bodega bonsai.

2011: la primera añada de Initium, proveniente de La Consulta.

Cada vino lleva la firma de Cristian y Teresita.

Teresita: Estamos en cada etapa y en todos los pequeños detalles.

 

Te puede interesar:

Un Malbec cada vez más “Cojonudo” y con doble oro internacional