info@eldescorchediario.com
Patricia Suárez Roggerone en su faceta de artista plástica.
  • Entrevistas
  • 27 septiembre, 2021

Patricia Suárez Roggerone: “Somos parte, no aparte de la naturaleza”

“Los Cardos”, es la muestra donde la artista expresa la relación humanística de la plástica y su entorno. La obra de Suárez Roggerone fue la protagonista de la última exposición de La Casona, la galería de Bodega Los Toneles que acaba de ser distinguida con el Oro en la categoría Arte y Cultura, de los Premios “Best Of” del turismo del vino.

A los 11 años supo que quería ser artista visual cuando visitó con la escuela el Museo Emiliano Guiñazú. Deslumbrada por las obras de Fernando Fader decidió una de sus profesiones. La otra, la de cocinera, también la acompaña desde su infancia en Cacheuta. Patricia Suárez Roggerone recuerda al detalle cada inicio en sus carreras. Esos momentos son tan especiales para ella -que tal vez por eso- atesora las primeras obras que le dan confianza en algún tema o técnica.

En su taller conserva retazos de telas que superaron el ‘ensayo y error’, ese método heurístico viene alentando una incierta exposición de arte oculto. (*NDLR ojalá así sea porque lo que hoy observamos exhibido en La Casona devela un universo tan inagotable como fascinante).

A propósito de la muestra Los Cardos que presentó -desde julio a septiembre- en la galería de la Bodega Los Toneles, conversamos con Patricia sobre sus modos de concebir el arte, una mirada holística que se manifestó con fuerza durante el 2020 dándole la oportunidad de pintar y aprovechar el encierro en estado de creación. En sus viajes cotidianos desde Mendoza al Valle de Uco había guardado en sus retinas un paraje inspirador de la zona de San Carlos. La postal de un cielo celeste en contraste con un manto fucsia de flores.

Dos de las obras que formaron parte de “Los Cardos”.

“Cada vez que pasaba por ahí les sacaba fotos, miraba sus estructuras, sus formas, veía su transformación con el paso de las estaciones. Como el cardo endurece el tallo para sostener la flor. Es una flor perenne cambia pero algo de ella va quedando. Y era justo el mensaje que quería dar: Somos parte, no aparte de la naturaleza”.

– ¿Por qué elegiste el gran formato para plasmar la obra?

– Siempre, desde la época universitaria, me gustó trabajar en grandes tamaños. Es un acto corporal. Para mí es el gesto y el movimiento. Acercarme, alejarme, estirarme, achicarme. Esa sensación me agrada. Por eso elijo estas dimensiones.

– ¿Cómo llevás a la práctica esta suerte de ejercicio?

– A las telas las cuelgo del techo del atelier y las estiro sujetándolas con un peso desde abajo. Después de tensarlas, me subo a la escalera y bajo, y subo y bajo, y subo…

Mientras describe el ejercicio revive ese momento placentero y dancístico de alejarse lo suficiente para ver el detalle del dibujo y volver a replegarse sobre lo ínfimo. Ese espectáculo íntimo puede demandarle entre tres y seis meses, que es el recreo que le da la cocina, su otra pasión.

Patricia Suárez Roggerone junto a Silvia Lauriente.

Aunque en el momento de confinamiento pintaba metódicamente entre las 7 de la mañana y las 11 de la noche. El resultado de su constancia está concentrado en esas 25 obras que hoy lucen en La Casona.

– ¿Hay una técnica que sea común a todas las obras exhibidas?

– No. Voy buscando mi método. Porque lo que más me gusta es dibujar en tela. En esta serie aproveché un producto que me trajo una amiga de Estados Unidos. Es una resina que se hace con los huesos de la cola del conejo, tiene la consistencia de una gelatina y antiguamente se preparaba con la cola del pescado. La paso sobre la tela y la voy estirando hasta que seque y quede lo suficientemente dura.

Generosa con su “know how” cuenta que el secreto está en la elección del lienzo de algodón de trama finita, óptimo para dibujar con plumín sin que se rompa la tela.

Patricia asegura que las obras las realiza durante sus recreos que le da la cocina, su otra pasión.

Además cada vez que viaja aprovecha para traer tintas, o le pide a algún amigo que está afuera pigmentos de color de mejor calidad que los nacionales porque son más resistentes a la luz y al paso del tiempo. En Los Cardos usó algunas tintas de su viaje a La India.

Mujeres, cosas y casas

Su producción prolífica puede rastrearse en cualquier papelito suelto donde encuentra el canal óptimo para expresarse. Si está hablando por teléfono, en la espera de un aeropuerto o explicando algo, ella va dibujando.

“Últimamente me digo: ‘Patri tenés prohibido hacerlo en cualquier lado’. Ahora voy bocetando en cuadernos específicos para que no se pierda.”

Patricia y Melisa Millán, responsable de La Casona – Art Gallery.

De miércoles a domingo sus energías se concentran en La Vid, el restaurante de Bodega Norton. Pero apenas se apagan las hornallas vuelve a encenderse el dibujo en una rutina disciplinada.

– ¿Hay una próxima exposición?

– Estoy preparando una muestra que no sé si será el año que viene o el próximo que combina el dibujo y la escultura. ¡Me encanta hacer esculturas!

Formada con grandes maestros en la Universidad Nacional de Cuyo– en el taller de pintura con Alberto Musso; en escultura con Inés Rotella y en grabado con Cristian Delhez y Chilipotti– se alista para seguir decantando esos conocimientos.

“Quiero hacer forma maciza que contenga un dibujo en una muestra totalmente femenina. Se va a llamar Mujeres, cosas y casas. Va sobre un papel italiano del que me enamoré, en formato rectangular y enmarcado. Algunos trabajos están en plumín, otros en acuarelas y otros en vino”, adelanta en tono suave y pausado visualizando cada detalle.

Suárez Roggerone ya piensa en las esculturas para su próxima exposición.

El inasible universo femenino, tan exquisito como incomprendido, tan fuerte como sensible, a veces sumiso, a veces rebelde, se materializará en dibujos de mujeres rodeadas de objetos, conectadas a sus casas “físicas”, sus propias almas.


Visita en la Galería de Oro

La Casona – Art Gallery de Bodega Los Toneles acaba de ser galardonada con medalla de oro en la categoría Arte y Cultura del concurso Best of Mendoza’s Wine Tourism. Este prestigioso certamen destaca a los hacedores de la industria del vino en las categorías Alojamiento, Restaurante, Prácticas Sustentables, Arquitectura y Paisajes, Arte y Cultura, Experiencias Innovadoras, Servicios Relacionados y Pequeñas Bodegas, esta última de premiación local.

Hay dos instancias: una local y otra internacional. En cada rubro se entregaron preseas de bronce, plata y oro. En tal sentido La Casona competirá por el premio a nivel internacional, con los restantes ganadores de las once Capitales del Vino. Este año la gala internacional se realizará en la ciudad de Mainz, en Alemania.

La Casona se ubica dentro de Bodega Los Toneles, en Guaymallén, a pocos minutos de la Ciudad de Mendoza.

Las visitas se realizan de martes a sábados a las 12; 16; 18 y 19. Domingos: 11.30. Visita guiada exclusiva con la artista: viernes a las 19 con reserva previa por Whatsapp: (+54) 9 261 634 5887.

Web: www.bodegalostoneles.com/arte/


 

*Por Silvia Lauriente. Periodista especializada en arte y espectáculos. Especial para El Descorche Diario.

Contacto: Ig @criticaenfunción correo: criticaenfuncion@gmail.com

 

Te puede interesar:

Nueva edición del “Concurso Nacional de Etiquetas de Vino”