info@eldescorchediario.com
  • Entrevista
  • 9 octubre, 2019

Silvio Alberto: “Reunirme con Messi fue algo increíble”

Tras una importante gira por México, Estados Unidos y Barcelona, el enólogo principal de Bodegas Bianchi tuvo un encuentro privado junto a la gran estrella del fútbol mundial, para quien están elaborando el vino para su familia. La visión del vino argentino en los mercados externos y el éxito de una bodega familiar que no para de innovar y presentar novedades, en una exclusiva entrevista para El Descorche Diario.

Jefe de Enología de Bodegas Bianchi, Silvio Alberto es uno de los profesionales más reconocidos de la industria vitivinícola argentina, con una amplia trayectoria que lo encuentra hoy transitando un gran momento profesional y personal.

Al frente de dos bodegas, en San Rafael y en el Valle de Uco, Silvio encabeza, desde el área enológica, una importante transformación de una de las empresas emblemáticas y de tradición familiar del país, que apuesta a la innovación y a la calidad como premisas excluyentes.

Tras una importante gira que lo llevó a visitar importadores y clientes en México y a las costas Este y Oeste de Estados Unidos, donde participó de las ferias Great Wines of the Andes organizadas por el reconocido crítico de vinos James Suckling; Silvio atravesó el Atlántico para reunirse en Barcelona con la estrella del fútbol mundial, nada menos que Lionel Messi.

Silvio asegura que su principal objetivo como enólogo “es poner en el centro al consumidor”.

Desde hace algunos años, Bodegas Bianchi elabora los vinos “Leo” para la Fundación que tiene el futbolista, motivo que entusiasmó a Messi a tener también su vino propio para la familia y que está dando forma junto a Silvio Alberto.

Este emotivo encuentro y las sensaciones de representar a una bodega de prestigio internacional, Silvio lo cuenta desde el Viejo Mundo y de manera exclusiva para El Descorche Diario.

-Acabas de concluir una gira que, después de una larga trayectoria, la definís como una de las más emocionantes de tu vida, ¿Cómo resumís esta experiencia?

-Con el orgullo de representar a Bodegas Bianchi, para mí ha sido una de las giras más emocionantes de mi carrera profesional. He podido pasar de un continente a otro, pero fundamentalmente he estado en contacto con distintos mercados y formas de ver el vino. México es un país que consume mucho vino argentino y donde estamos muy bien representados. Fue una muy linda experiencia compartir degustaciones, maridajes y reuniones de trabajo con nuestros importadores.

Después fue increíble participar del evento GREAT WINES of THE ANDES – USA 2019, tanto en San Francisco como en Nueva York, organizadas por James Suckling con nuestros vinos Bianchi Particular Cabernet Sauvignon 2017 y Famiglia Bianchi Malbec 2017. La verdad que me da mucha alegría ver cómo la gente sigue buscando los vinos argentinos. Realmente los consumidores siguen interesados en toda la cultura del vino de nuestro país y esto para nosotros es fundamental.

Es muy emocionante porque uno ve el resultado de todo el trabajo que hemos realizado por tanto tiempo. Ver una a gran cantidad de gente en estas ciudades, tanto profesionales como consumidores comunes, que disfrutan de lo que uno hace y que nos desafíen con preguntas, es una satisfacción muy grande. Para Bodegas Bianchi ha sido un éxito rotundo en estos países. Hemos podido llegar con los nuevos vinos y con un estilo renovado, por lo que creemos nuestra performance crecerá positivamente entre los críticos internacionales como James Suckling.

Y como broche de oro, llegar a Barcelona, ver cómo son aceptados los vinos de Bianchi y poder reunirme con la gran estrella del futbol mundial, Lionel Messi, fue algo increíble. Nunca me había pasado algo así, pero esto resume la potencia que tiene Bodegas Bianchi, su nombre y prestigio, que combinado con un grande como Messi es algo muy emocionante: dos grandes potencias unidas por algo que nos identifica como argentinos ante el mundo con algo como es el vino.

La foto que publicó Silvio Alberto en Instagram junto a Messi, en Barcelona.

-Estuviste en México, las dos costas de Estados Unidos y cruzaste al Viejo Mundo. ¿Cuál es tu percepción actual del vino argentino?

-Yo sigo percibiendo que cada vez hay mas interés por el vino argentino, y lo interesante es que no solamente es por el Malbec. Pude ver como estamos floreciendo con el Cabernet Sauvignon, el Cabernet Franc, los blends, los vinos blancos, que expresan la fruta y que son más fáciles de tomar.

Todavía Argentina es noticia y lo vamos a seguir siendo, porque creo los argentinos tenemos la capacidad de transformarnos permanentemente y deleitar al mundo con cosas nuevas. Veo muy bien el posicionamiento del vino argentino, obviamente con los vaivenes que puede tener cualquier industria, pero que en definitiva sigue apostando por la calidad.

“Cada vez hay mas interés por el vino argentino”.

Lo que el consumidor busca de nosotros es la calidad. Una calidad que no la podemos dejar caer bajo ningún punto de vista. Sea la situación económica que sea, tenemos que seguir manteniendo la calidad del vino argentino siempre arriba. Eso va a ser uno de los pilares fundamentales para que sigamos adelante.

-Venís haciendo un trabajo muy importante en Bianchi desde que llegaste a la empresa, que sin dudas es una de las bodegas que más ha invertido y generado cambios en los últimos tiempos. ¿Cuál es el desafío a partir de ahora para una bodega de tanta trayectoria y con fuerte presencia en los mercados externos?

-En primer lugar, siempre recalco que somos un equipo dentro de una gran bodega que tiene una familia detrás que nos apoya y que está permanentemente velando por la calidad. La familia sigue pensando e invirtiendo con el principio de don Valentín Bianchi que es la innovación.

Creo que formamos un muy buen equipo que junto al Directorio y el área comercial, venimos haciendo un trabajo impecable e incansable. Todos los días tratamos de dar un paso más, con mucha pasión y profesionalismo, tratamos de hacer lo mejor para que la bodega siga creciendo y posicionándose de la mejor manera en el mundo.

Junto al crítico James Sucking en San Francisco.

Ahora tenemos muchos desafíos, la crisis económica nos lleva a ser cada vez más inteligente, en materia de costos y eficiencia. Pero en cuanto la calidad, tenemos que seguir haciendo cosas nuevas, tanto con la bodega de San Rafael como con la incorporación de la bodega Enzo Bianchi en el Valle de Uco. Por eso estoy seguro de que vamos a seguir dando de qué hablar, con mi equipo tenemos la vara muy alta, pensemos que Bodegas Bianchi tuvo dos referentes muy fuertes como Enzo Bianchi y su hijo Tincho Bianchi.

La bodega no va a descansar; el que descansa pierde. Vamos a seguir buscando cosas cada vez mejores desde el viñedo, incorporando nuevas tecnologías y buscando la diferenciación de cada terroir.

-Tuviste un cierre de gira a lo grande, como lo hiciste público en las redes sociales y te reuniste nada menos que con Lionel Messi, a quien la bodega le hace un vino para su Fundación. ¿Cómo fue este encuentro?

-Una parte emocionante fue reunirme con “Leo”, una gran persona de una humildad que solo un grande puede tener. Pero es como si estuvieras hablando con uno más, te atiende con una sencillez, una cordialidad y una hospitalidad que realmente a mí me emocionó. Te digo la verdad, después del encuentro con Leo no pude dormir. Es algo importante para mí, no creí nunca que iba a poder tener esta oportunidad.

“Después del encuentro con Leo no pude dormir”.

Tanto él como su familia, me brindaron todo el tiempo para poder conversar sobre los proyectos pensados con Bodegas Bianchi. Fue un momento increíble y el cierre de una gira larga de 19 días, que concluyó brindando con una gran persona como Leo. Es algo que te llena el alma y el corazón, una experiencia que explica que uno -cada día- sigue aprendiendo o sorprendiéndose como fue durante mis primeros pasos en esta hermosa industria.

-Desde lo personal, cómo estás viviendo este momento de tantos reconocimientos y éxito profesional?

-Soy una persona que no me dejo llevar por los reconocimientos personales. Lo más importante y mi compromiso con la familia Bianchi es poner todo mi profesionalismo y todo lo humanamente posible para lograr cada vez más y mejores vinos. Alcanzar una consistencia en la calidad y formar un equipo de trabajo sólido como parte de una gran familia que es Bianchi. En eso me comprometí y lo vivo muy bien.

Estoy muy feliz con lo que estamos haciendo, fundamentalmente porque uno lo ve reflejado en la aceptación que tienen los vinos, tanto en el mercado externo como interno. Nuestro principal objetivo es poner en el centro al consumidor, y lo hemos logrado. El consumidor está en el centro de la escena y tratamos de elaborar vinos para eso.

Yo soy una persona que me gusta trabajar, poner todo el compromiso y empeño para que las cosas salgan adelante, pero soy parte de un equipo  y lo más lindo es que la familia Bianchi pueda ver todo esto reflejado y el reconocimiento de ellos es lo más importante en este momento.