info@eldescorchediario.com
"No ha sido fácil psicológicamente para el equipo".
  • Entrevista
  • 8 julio, 2020

Sofía Pescarmona: “La pandemia nos mostró que nada de lo que habíamos planificado servía”

En el marco del lanzamiento de un nuevo blend de tintas y de la presentación en sociedad de la imagen renovada de la línea de vinos más tradicional de Bodega Lagarde, Sofía Pescarmona, habló con El Descorche Diario sobre el momento que atraviesa la empresa, las novedades y cómo enfrentan la crisis que trajo el Covid -19.

Sofía Pescarmona, CEO y co propietaria de Bodega Lagarde, fue la responsable de presentar la renovada imagen de la línea de vinos que lleva el nombre de la empresa, con el fin de reflejar su filosofía actual, pero sin olvidar la larga historia que tiene en la industria vitivinícola argentina.

Al mismo tiempo, mostró junto al enólogo Juan Roby, el nuevo vino de la línea: un blend de tres variedades provenientes de sus fincas de Luján de Cuyo, compuesto por Cabernet Sauvignon (40%), Malbec (33%) y Syrah (27%).

La presentación tuvo la particularidad de reunir un pequeño grupo de prensa especializada, conforme a los protocoles vigentes por la pandemia, y contó con la participación vía online, de otros periodistas del resto del país, como también de Chile, quienes en simultáneo y luego de un destacado trabajo de logística de la bodega, pudieron realizar una degustación que incluyó etiquetas históricas de la bodega.

Sofía y Juan Roby durante la presentación.

“Nosotros buscamos vinos gastronómicos, que tienen que acompañar la comida. Con Juan Roby llevamos más de 20 años trabajando juntos y hemos ido encontrando nuestro estilo”, señaló Sofía durante la degustación que tuvo la idea de mostrar la evolución de los vinos de la bodega de Luján de Cuyo.

Bodega Lagarde fue fundada en 1897 y adquirida por la familia Pescarmona en 1969, quien le imprimió su sello familiar y que la posicionó en el top de la industria, tanto en la Argentina como en el resto del mundo.

Actualmente es liderada por la tercera generación de la familia propietaria: particularmente por Sofía y su hermana Lucila Pescarmona que reside en Estados Unidos y maneja negocios de mercado externo de la empresa.

Lucila y Sofía Pescarmona conducen los destinos de Lagarde.

En diálogo exclusivo con El Descorche Diario, Sofía habló no solo de las novedades de la bodega, sino del momento actual marcado por la pandemia, la explosión del comercio online y del desafío de mantener el área de turismo de la empresa.

-¿Quisieron reflejar toda la historia y tradición de Lagarde en la nueva etiqueta de la línea de vinos más importante de la bodega?

-El cambio de etiqueta mantiene la esencia de lo que somos. Es una bodega de 122 años con una construcción de adobe y un  viñedo al lado de más de un siglo. Es parte del patrimonio cultural de Luján de Cuyo y para mí era muy importante hacer una etiqueta muy atractiva pero que reflejara eso.

-Cuando me toca hablar de Mendoza yo digo que tenemos la vieja Mendoza, la más tradicional, y las nuevas zonas que se concentran en el Valle de Uco. Pero esta vieja Mendoza, la de Luján de Cuyo y la Primera Zona, no deja de ser la fundación de nuestra historia vitivinícola. Por lo cual es muy importante resaltarla, re ensalzarla y mostrar todo lo que tiene como potencial, su capacidad y su vigencia maravillosa, además de los vinos que nos da”.

-Durante la degustación dijiste que con la pandemia volviste a tener más tiempo para algunas cosas, como para podar, por ejemplo. ¿Cómo ves el futuro después de esta experiencia?

-Veo bien el futuro, pero incierto. Uno no sabe lo que va a pasar. Así como vino esta pandemia y nos mostró que nada de lo que habíamos planificado servía. Estoy tratando de no planear mucho, de vivir el momento y lo bueno que trae también nos deja la pandemia, como tener más tiempo para estar en el campo, viajar menos y estar más en mi casa con mis hijos, pero haciendo las cosas mejor y buscando objetivos nuevos.

Nueva imagen y lanzamiento: Lagarde Blend de Tintas 2019.

-Por suerte la tecnología nos permite poder estar cerca con los clientes. Esta pandemia en otra época no nos hubiera permitido estar en contacto con el cliente o exportar los productos. Por eso yo siempre soy una agradecida y trato de buscar lo positivo de todo.

-A lo largo de los años, junto a la familia y Juan Roby fueron encontrando el estilo de los vinos que querían hacer. ¿Cómo ha sido la respuesta del consumidor en cuanto a esta evolución?

-Hemos tenido una respuesta genial del consumidor inclusive durante esta pandemia. A pesar de que obviamente las ventas cayeron, yo estoy agradecida que por otro lado se sostuvieron y nos permiten seguir vivos y trabajando. Creo que el consumidor le gusta nuestro estilo de vinos. Es un tipo de consumidor que vuelve a comprarlos una vez que los prueba y los disfruta, los vuelve a elegir.


Pasado y presente. Las etiquetas degustadas demostraron el potencial de guarda de los vinos.

-En este sentido y con la explosión del e-commerce. ¿Creés que la pandemia ha sido una oportunidad, a pesar de la caída de algunos canales de comercialización? ¿Cómo les ha ido en ese aspecto?

-Eso sin duda ha sido una oportunidad. No reemplaza a los otros canales de venta ni los va a reemplazar, pero es una oportunidad que la bodega la ha  aprovechado. Creemos que es un canal nuevo de ventas y que no va a ser el único. Hay que ser respetuoso de las vinotecas y los supermercados que van a seguir vigentes cuando vuelva todo a una cierta normalidad, pero sí creo que todos hemos encontrado que ciertos productos que llegan a la casa con solo hacer dos o tres clicks. Eso es genial y ayuda un montón. Eso nos ha gustado y lo hemos trabajado.

“Veo bien el futuro, pero incierto. Uno no sabe lo que va a pasar”.

-¿La bodega estaba preparada para responder la demanda de venta online?

-Nosotros estamos hace un año ya estábamos trabajando con una tienda online. La verdad es que se vendía muy poquito en ese momento, pero teníamos claro que era algo que se iba a venir, por eso lo veníamos trabajando. Así que cuando vino la pandemia para nosotros fue como seguir haciendo lo mismo y eso fue una oportunidad.

-¿Cómo les afectó el tema del turismo, considerando que Lagarde hizo una apuesta fuerte e inversiones en esta área de la bodega?

-Ha sido muy duro, sobre todo luego de venir de un pico de turismo histórico, como fueron los meses de febrero y marzo. Nunca habíamos recibido a tantos turistas como en esos meses en la historia de la bodega y habíamos invertido muchísimo. Nos estábamos preparando para invertir más y seguir creciendo y de repente cero; y con una visibilidad de poco turismo hasta el año que viene.

“Nos estábamos preparando para invertir más y seguir creciendo“.

-No ha sido fácil psicológicamente para el equipo. Adaptarse de repente a bajar el ritmo de 100 a cero por hora fue muy difícil. Por suerte desde que nos dejaron abrir el restaurante hace poco, hemos adaptado un menú enfocado en el consumidor local: el mendocino. Estamos tratando de que nos conozcan, con precios accesibles y con el afán de hacer lo que nos gusta, que es darle una experiencia linda a nuestros consumidores. Más allá si son de acá o de afuera, ese es nuestro oficio y estamos enfocados en mantenerlo.

-No deja de ser también otra oportunidad que trae la pandemia, que los mendocinos se acerquen y tengan más acceso a las bodegas. ¿Es rentable el público local?

-Siempre es una oportunidad. En cuanto a la rentabilidad, nosotros por ahí teníamos una estructura un poco grande y queremos mantenerla. Queremos mantener a todos los empleados de la bodega, esa es una de las premisas que nos pusimos al comienzo de la pandemia. Por supuesto que todos se han adaptado a distintas tareas y diferentes tiempos, pero hemos mantenido el 100 por ciento del plantel. Por supuesto que todavía no es rentable, pero es una apuesta que estamos haciendo.

Sebastián Barbosa, gerente general de Bodega Lagarde junto a Sofía Pescarmona, CEO de la empresa.