info@eldescorchediario.com
Torrontés, la cepa Criolla que se reinventa y se proyecta internacionalmente.
  • Celebraciones
  • 2 octubre, 2022

Torrontés: la variedad nativa, ancestral y 100% argentina

Del 3 al 10 de octubre se celebra en todo el país la Semana del Torrontés, la uva blanca emblemática más cultivada en Argentina y la criolla de mayor proyección internacional. Es una excelente oportunidad para conocer, probar y disfrutar todas las opciones que ofrece.

En octubre se celebra el día del Torrontés, la uva emblemática argentina, no solo por ser la blanca más cultivada sino también por ser autóctona y de expresión única. Se trata de una variedad típicamente argentina porque es en el único país donde se cultiva, además de una historia ancestral que se remonta a la Conquista de América.

Estudios genéticos indican que tiene su origen en el entrecruzamiento de la uva Moscatel de Alejandría –traída de España- y la Criolla Chica y debe su nombre a su parecido al Torrontés de la Rioja española.

Según datos del INV (Instituto Nacional de Vitivinicultura), el Torrontés es la uva blanca más cultivada de Argentina. Existe en tres versiones: Torrontés Riojano, Torrontés Sanjuanino y Torrontés Mendocino.

«Cada Torrontés,  en cada zona, es totalmente diferente. El terroir influye mucho”, asegura Griguol.

El Torrontés Riojano se caracteriza ampelográficamente por sus hojas grandes, contorsionadas, gruesas, con abundante lanosidad en la faz inferior. Sus racimos son grandes, de bayas esféricas, amarillo doradas, con una tonalidad característica y de un perfume particular. Por ello, es óptimo para la elaboración de vinos aromáticos.

Esta variedad se adapta muy bien a todas las zonas, principalmente en el Noroeste. Sin embargo, no se expresa del mismo modo en cada lugar, el doctor Rodolfo Griguol, de Cooperativa La Riojana, asegura que “el Torrontés Riojano, de acuerdo a que esté implantado en Salta, Catamarca o La Rioja, va a ir cambiando porque tiene una expresión genotípica y una fenotípica que le va a dar las características del lugar”.

“Sin dudas hay muchas versiones de Torrontés, lo cual nos generó un problema con el consumidor. Iniciamos estudios con la Universidad Nacional de Chilecito en forma conjunta con la Universidad Juan Agustín Maza y pudimos ver que cada Torrontés de cada zona era totalmente diferente o sea que el terroir influye mucho”, declara de manera contundente.

El doctor Rodolfo Griguol de Cooperativa La Riojana. Foto: Gentileza Caminos del Vino.

En búsqueda de un Torrontés que represente al país, los estudios avanzaron y siguiendo protocolos se solicitó que cada enólogo aportara su impronta. El conocimiento de los profesionales, el uso de tecnología y biotecnología permitió que cada uno llegue a un Torrontés fresco, frutado y expresivo. De este modo, se pudo alcanzar a los mercados con estilos parecidos.

El Torrontés es un vino ideal para beber fresco. Además, todos sus aromas remiten a la primavera: frutas tropicales, ananá, pomelo, durazno y flores de verano, como el jazmín. Y en el paladar seduce con su agilidad, su fluidez, su frescura y sus notas siempre frutales.

Funciona de maravillas como aperitivo, o bien con algunas comidas especiadas, tales como empanadas salteñas, picantes de pollo y ciertos platos de la cocina thai e india.

Empanadas salteñas y Torrontés, un maridaje sublime.

Crecimiento, innovación y revalorización

En un pasado no muy lejano, todos los exponentes de esta cepa eran más bien de perfil rústico, y su principal característica estaba dada por un elemento de la uva llamado terpeno, responsable de aportar los aromas tan exuberantes y tropicales.

Esto ha cambiado, gracias al trabajo de los enólogos y agrónomos por suavizarlo. A este proceso lo llaman “desterpenizar» el Torrontés; es decir, quitarle algo de su fuerza tropical para «civilizarlo».

“Buscamos refinarlo y agregamos levaduras seleccionadas, perdió su rusticidad pero al mismo tiempo perdió las características típicas de nuestro Torrontés Riojano. Investigamos y luego de seis años obtuvimos una levadura que nos permitió mantener la fruta y lograr nuestro estilo: un vino blanco aromático, frutado, delicado y muy fresco. Lo que lo hace fácil de tomar”, explica el doctor Griguol.

Esto hizo que en muchos lugares del mundo comience a verse como un blanco rico y aromático de precio accesible, y ganara gran popularidad.

El Torrontés es la uva blanca más cultivada de Argentina con unas 7.400 hectáreas implantadas.

Su calidad creció al ritmo de su aceptación y valoración por los consumidores, no solo en la Argentina, sino en todo el mundo.

En ese sentido, Marcelo Farmache, director general de Piattelli Vineyards explica: “El Torrontés tiene una personalidad bien definida, caracterizada por sus aromas florales, frescura y equilibrio. Aunque en los mercados externos es difícil su pronunciación, el consumo de nuestro Torrontés viene creciendo y tiene mucho potencial. Presentarlo en diferentes formatos, como nuestro Torrontés Dulce Natural – en botella de 750 cm3 y en latas de 355 cm3-, ha sido una manera de proponerle al consumidor variantes del mismo varietal para disfrutar en momentos de consumo diferentes”.

La firma, con sedes en Mendoza y Salta, exporta Torrontés a Estados Unidos, Canadá, Australia, Perú, México y Reino Unido.

«Aunque en los mercados externos es difícil su pronunciación, el consumo de nuestro Torrontés crece. Tiene mucho potencial», asegura Marcelo Farmache.

La reivindicación de la variedad ha llevado por el camino de la innovación, tal es así que podemos encontrar vinos de Alta Gama con paso por madera, como es el caso de Susana Balbo Signature Barrel Fermented, Tukma Gran Reserva y Piattelli Torrontés.

También, viejos viñedos se revalorizan para obtener ejemplares muy cuidados de la variedad como en bodega El Esteco, en Cafayate, que recuperó una finca de 1958. Matías Riccitelli, en la Patagonia y Francisco Bugallo, en San Juan (Barreal) hicieron lo propio.

Torrontés en números

Según datos del INV (Instituto Nacional de Vitivinicultura, 2021), el Torrontés es la uva blanca más cultivada de Argentina con unas 7.400 hectáreas implantadas. La familia está compuesta, además, por otras variedades de Torrontés: el Sanjuanino y el Mendocino -que no deben su nombre al lugar donde se cultivan. pero vale decir que solo la variedad Torrontés Riojano es la utilizada para la elaboración de vinos.

Mendoza tiene la mayor cantidad de hectáreas de Torrontés en el país, unas 3.360, seguida por La Rioja con 1.917, San Juan con 774 y Salta con casi 900 hectáreas de esta variedad.

Torrontés, hoy los podemos encontrar en sus versiones frescos, Alta Gama, Naranjos, dulces naturales, Pet Nat, espumantes, orgánicos y hasta vinos de bajo alcohol, un abanico que se abre para confirmar la versatilidad y potencial de la más argentinas de las cepas.