info@eldescorchediario.com
  • Historia, tradición y sustentabilidad
  • 1 noviembre, 2019

“Bodega Calle” abre sus puertas al turismo

Esta bodega lleva el apellido de su fundadora. Es el sueño y la visión de una de las mujeres más prolíficas y destacadas de la sociedad mendocina: Elvira Calle de Antequeda. El proyecto comenzó a principios del 2000 y en la actualidad ofrece una propuesta turística con degustaciones, en la restaurada propiedad de Mayor Drummond, en Luján de Cuyo, Mendoza.

Calle es una bodega boutique de fines del siglo XIX, restaurada y especializada en la elaboración de vinos de alta gama, a partir de su exclusivo método de elaboración por gravedad. La firma elabora vinos orgánicos y veganos con altos estándares de calidad. Aquí es en donde nacen sus emblemas: Alberti 154 y Ca’ de Calle Gran Reserva.

La bodega produce, de manera sustentable, vinos destinados al mercado externo, además de contribuir al prestigio vitivinícola de Mendoza y Argentina. Por otro lado, busca la preservación del medio ambiente y de la cultura de la región, con compromiso social hacia sus trabajadores, productores y comunidad aledaña.

Este año, la bodega abrió sus puertas para recibir turistas y público local interesados en conocer su historia, un entorno inigualable y sus vinos. Está inserta en un exclusivo circuito de bodegas que le permite generar acciones de promoción de forma conjunta.

La sala principal que rinde homenaje a su fundadora.

Tal es el caso del ciclo “Vino en Primavera.  Música y vino por las bodegas de Luján de Cuyo” organizado por la municipalidad. En la oportunidad, la bodega abrirá sus puertas a este atractivo evento donde se podrá disfrutar de buen jazz y degustar toda la línea de vinos “Calle” (ver agenda de actividades).

“El visitante que llega a la bodega podrá vivir la experiencia de conocer el chalet colonial, la bodega -su historia- y degustar sus vinos”, comenta María Eugenia Barrera, encargada del área de Turismo.

La antigua sala de barricas.

Los vinos

Kirk Ermisch es el actual propietario y enólogo quien junto al ingeniero agrónomo Guillermo Heras elaboran los vinos con uvas cosechadas y clasificadas a mano, cultivadas de manera sostenible. La bodega cuenta con certificación orgánica. Los vinos se elaboran bajo el método de flujo por gravedad con levadura nativa, sin aditivos artificiales y sin refinar. También son veganos, ya que no se utiliza ningún producto animal durante la vinificación.

Parte del portfolio de Calle disponible en la bodega.

Si bien toda la producción de vinos se exporta a Estados Unidos, en la bodega pueden adquirirse todas las líneas. Precio sugerido de $ 250 a $ 750.

Su fundadora

Elvira Calle fue una mendocina de mucha trayectoria. Inteligente, sencilla y profundamente comprometida con los temas sociales. Se ganó el afecto y la admiración de todos. Detrás de su figura ligera y elegante, surgía una mujer con temperamento y fortaleza, que supo asumir con éxito la dura misión de conducir en momentos difíciles el centenario diario Los Andes, creado por su familia.

Los turistas reciben un trato personalizado.

Además de ejercer la presidencia del directorio del diario, Elvira fue accionista de un canal de televisión, tuvo una empresa constructora y participó activamente en la vida de diversas instituciones de bien público. También, ejerció su profesión de Escribana. Luego abrazó su otro gran amor, la Sociología, llegando a presidir la Academia de Ciencias Sociales de Mendoza. Falleció en el 2007, pero su legado continúa en muchas de sus obras y por supuesto, en la bodega.

El sueño de crear la bodega

A comienzos del 2000, Elvira Calle decidió, junto a otros inversores, reconstruir una bodega que se encontró en ruinas. “Luego de la muerte de mi padre siendo muy niña, mi madre se volvió a casar con un hombre excepcional que fue mi segundo padre. Él tenía viñedos y yo disfrutaba mucho en las vacaciones de pagar las fichas de los cosechadores. Desde entonces amo la vitivinicultura, porque es el trabajo por excelencia de mi pueblo. A pesar de que la vida me ha llenado de satisfacciones en todo lo que he emprendido, fui acuñando en mi corazón, con el pasar del tiempo, el sueño de crear una bodega”, señalaba Elvira.

El viejo chalet símbolo de la tradición vitivinícola mendocina.

“Cuando parecía que todo se derrumbaba en mi país”, aseguraba, “sentí que el momento había llegado, ya no era una opción, era un deber moral. Creo en el destino de grandeza de mi patria y sé que ese destino se forja creando miles de pequeñas y medianas empresas que den trabajo a la gente”.

María Eugenia Barrera, encargada de Turismo, recibe personalmente a los visitantes.

Para visitar la bodega se pueden hacer reservas al +54 9 261 6514475. Dirección: Alberti 154, Mayor Drummond, Luján de Cuyo, Mendoza.

Más info en www.bodegacalle.com