info@eldescorchediario.com
El 65% de los visitantes a las viñas chilenas es de origen internacional.
  • Análisis
  • 1 junio, 2020

Chile plantea nuevos desafíos y modelos para el enoturismo

Ante la necesidad de superar la crisis provocada por la pandemia, Enoturismo Chile desarrolló un webinar junto al experto internacional en diseño de experiencias, el catalán Evarist March, quien presentó un nuevo panorama del turismo del vino y desafíos para adaptarse al visitante local.

El enoturismo de Chile, al igual que en Argentina, se ha visto duramente afectado por la crisis provocada por el Covid 19 y la paralización del turismo internacional, por lo que obligadamente el sector debe replantearse estrategias para ofrecer propuestas al turismo local y regional.

Por este motivo, el programa que trabaja en el desarrollo y fortalecimiento del sector, Enoturismo Chile, desarrolló una actividad vía zoom junto al experto Evarist March, de la cual formó parte El Descorche Diario.

El encuentro virtual contó con más de 300 participantes, además de algunos funcionarios, entre ellos, José Miguel Viu, presidente de Enoturismo Chile y Alicia Ortiz, gerente de la entidad organizadora, el Programa Estratégico de Corfo, quien introdujo el escenario actual del turismo del vino en Chile, su crecimiento en los últimos años y la necesidad de reinventarse para reanudar la actividad de forma exitosa post pandemia.

José Miguel Viu, desde su visión tanto institucional como empresarial, abordó la situación de manera positiva, enfocado en las oportunidades que puede ofrecer un momento de inflexión y de cambio como el que vivimos actualmente.

“Hace unos años identificábamos en Chile una gran brecha digital para el crecimiento del enoturismo; qué duda cabe de que esta crisis es una oportunidad monstruosa para acortarla. Todos debemos aprender cómo presentar nuestra oferta a través de medios digitales, lo cual será un catalizador gigantesco que supone una linda oportunidad”.

José Miguel Viu, presidente de Enoturismo Chile.

“Tenemos que poner todas las capacidades al servicio de la innovación de cara al nuevo enoturismo que nos trae de la mano al visitante nacional, que siempre ha sido objetivo de Enoturismo Chile acercar a su territorio. En definitiva, las circunstancias nos han obligado a reinventarnos y eso nos abre un campo de oportunidades”, destacó.

Por su parte, Evarist March realizó un diagnóstico de la situación actual materializó todas estas ideas para avanzar en una serie de pautas, medidas, reflexiones y recomendaciones para los actores del sector en Chile.

Evarist es biólogo y dirige su empresa de ecoturismo Naturalwalks, con más de 20 años de experiencia en investigación, además de experto internacional en interpretación y experiencias.

Vía Zoom, el especialista catalán realizó un profundo análisis de la situación.

En su diagnóstico, señaló que el turismo internacional va a tardar mucho tiempo en regresar. Especialmente de Brasil, Estados Unidos y Europa, considerando que este segmento era el 65 % del turismo, contra el 35 % de visitantes locales.

Conocedor del sector enoturístico de Chile, March planteó una visión innovadora acerca de cómo empoderarse del entorno vitivinícola para fortalecer las experiencias en el futuro próximo.

“El enoturismo va a tener que repensarse”.

En su análisis, el experto catalán remarcó la importancia de la experiencia y no del destino. “Muchos viñedos deben adaptar su diseño de la producción y venta de vino, a la oferta de experiencias turísticas de calidad”.

“Las bodegas deberán adaptarse al cliente y no viceversa. En muchos casos se muestran procesos químicos, maquinarias y lugares poco relevantes para el turista. Además de un vocabulario técnico ajeno al cliente: el 68 % de público chileno no tiene formación, ni conocimiento en enología”, remarcó March.

Las viñas deberán tener creatividad e innovación para atraer al publico local.

En su diagnóstico, sostuvo que hay actividades poco originales y atractivas. La mayoría deberían mejorar en el mensaje que quieren transmitir. Se confunde la actividad con el recurso: los lugares no son interesantes, los hacen interesantes a través de diseñar una actividad”.

Otro punto destacado es la comunicación. “El uso de las redes sociales no es la creación de experiencias, sino la forma de dar a conocer y transmitir la información de un lugar o actividad”.

Adaptarse a un nuevo cliente: el visitante nacional

March señaló que “es necesario la definición de protocolos específicos de higiene y de seguridad para cada tipo de actividad: catas con clientes, visitas y paseos, restauración, alojamiento, espacios públicos de ventas, entre otros”.

Como punto destacado remarcó la importancia de definir campañas de comunicación apropiadas a cada segmento de cliente para crear confianza  y para captar a nuevos perfiles de clientes nacionales.

A partir de ahora, las visitas deberán ser en grupos reducidos.

Las visitas deberán realizarse en grupos más reducidos y enfocadas en un público local más exigente, por el mayor conocimiento del entorno regional. “El regreso después de la primera visita será esencial”, enfatizó. Y como punto central, las actividades deberán adaptarse a la economía del público local y según su perfil.

“La imaginación va a marcar la diferencia”.

Durante la exposición, el catalán puso en valor algunos aspectos como es el contacto con la naturaleza: aire limpio y fresco, espacio físico, paisaje natural que ofrece la actividad vitivinícola.

Algunos consejos

Para el final de la charla, Evarist March dejó algunos consejos para las bodegas y prestadores de servicios, como por ejemplo, disponer de información real y actualizada de fuentes solventes.

“Es tiempo de colaborar y no de competir: agrémiense de forma efectiva para tener una única voz para negociaciones y representaciones”, destacó al tiempo que remarcó la necesidad de “mantener el mejor equipo de guías y profesionales”, como la mejor inversión.

Los circuitos de visitas “clásicos”, un punto para recosinderar.

Como punto para destacar, March fue determinante: “huyan de los recorridos clásicos: entrada – viña – bodega – sala de degustación – tienda. La imaginación va a marcar la diferencia: analicen debidamente con los ojos del turista su territorio y bodega para buscar nuevos enfoques y oportunidades de creación de producto”.

“Déjense asesorar por profesionales con experiencia en cada área y creen estrategias a corto, medio y largo plazo con diversas miradas. El futuro no es lo va a pasar, sino lo que vamos a hacer”, concluyó.

Alicia Ortiz, gerente del Programa Estratégico en Enoturismo.

Para cerrar el encuentro, Alicia Ortiz anunció como medida de apoyo de Enoturismo Chile, la elaboración de un protocolo de seguridad cuyo lanzamiento se anunciará durante los próximos días. Asimismo, se presentó un documento con Iniciativas y sugerencias para la actividad enoturística durante y post Covid, con el que se pretende aportar una investigación de medidas adoptadas por asociaciones, empresas, instituciones y colectivos del vino en todo el mundo y que pretende servir como referencia para los proyectos nacionales.