info@eldescorchediario.com
Andrés Benites, Gabriel Portera y Leandro Rio se conocieron en la Universidad Maza.
  • Historias Descorchadas
  • 29 julio, 2020

Tres enólogos con mucho más que “Pura Suerte”

Cuando la juventud, el talento y el arrojo se unen para dar vida a un proyecto, el primer resultado es un vino de alta calidad: “Pura Suerte” Blend de Tintas. Terminando su carrera de Enología y tras haber viajado a Estados Unidos y Australia; ahora amplían la línea de vinos con un blend de blancas y proyectan seguir creciendo con su propia bodega.

“El nombre de la marca, Pura Suerte, surge después de que entendimos que todo lo que nos pasaba, desde la facultad hasta la actualidad es suerte y más que suerte. Este tema inédito de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota viene a mostrarnos en que esto ya no es rock, mi amor, ¡es Pura Suerte!”, dicen Andrés, Gabriel y Leandro, tres jóvenes enólogos y amigos, egresados de la Facultad de Enología de la Universidad Maza, en Mendoza, que se lanzaron al desafío de elaborar su propio vino.

Andrés Benites, Leandro Rio y Gabriel Portera dialogaron de manera exclusiva con El Descorche Diario en una charla franca y fresca. Poseen una visión clara de sus objetivos, valoran la amistad y las coincidencias en la forma de trabajar y llevan la pasión como bandera.

 “La facultad (U. Maza) fomenta mucho la unión entre nosotros y la pasión. Si no es por pasión, la enología no es lo tuyo”, asegura Andrés.

La cosecha 2018 agotó su stock. Ahora se espera la 2020.

“Con 24 años y unidos por el estudio, la pasión y el atrevimiento de hacer vino nos aventuramos a lanzar nuestra marca y primera línea de vinos en octubre del 2019, nuestro Pura Suerte Blend de Tintas 2018”, continúa Leandro, otro de los tres talentosos mosqueteros.

Estos jóvenes enólogos aseguran que hacer vino es la mejor forma de expresión de pasión, inteligencia y libertad. “Esa amalgama es el desafío que más nos mueve a la hora de elaborar cada uno de nuestros componentes. Somos amantes de los riesgos y las cosas poco convencionales en cuanto a esta bebida, por eso en nuestra primera línea buscamos contrastes”.

A la hora de hablar de vitivinicultura, cuentan que entre sus referentes están algunos reconocidos profesionales del vino argentino, como Martín Kaiser (Doña Paula), Karim Mussi (Alandes, Altocedro, Abras de Cafayate) y Alejandro “Colo” Sejanovich (Tinto Negro, Estancia Uspallata, entre otros).  Además, en el caso de Andrés, es hijo del reconocido enólogo Jorge Benites (Melodía Wines) y Gabriel, es sobrino de otro profesional de la industria del vino, como Sergio Montiel (Fincas Don Martino).

Apuesta por la Primera Zona

Estos amigos elaboran vinos provenientes de la Primera Zona vitivinícola de Mendoza, desde donde buscan perfiles frutados y frescos a partir de diversas técnicas para lograr un vino joven de Luján y Maipú. 

Leandro Rio: “Los enólogos estamos aprendiendo a comunicar el vino”.

Luego de compartir la vendimia 2017 en Fincas Don Martino, entendieron los diversos terruños donde vinificaban y se enamoraron de ciertos perfiles.

A la cosecha siguiente, con 22 años cada uno, decidieron que era el momento de lanzarse a hacer lo propio. “Con nuestras dudas y certezas, vinificando uvas que conocíamos y aplicando nuestro criterio enológico nos lanzamos a elaborar Pura Suerte Blend de Tintas 2018”, relatan.

Las uvas provienen de la reconocida Primera Zona de Mendoza, más precisamente, el Petit Verdot, de Barrancas – Maipú, fermentado en barricas con tapa abierta y a baja temperatura; el Malbec de Agrelo (Luján de Cuyo), vinificado en bines y en barricas tapa abierta y con presencia de racimo entero; y el Cabernet Sauvignon de Ugarteche (Luján de Cuyo), elaborado también en bines.

Luego, todos los componentes descansan en barricas de tercer uso por un lapso de 13 meses antes de ser fraccionado. Elaboran en Fincas Don Martino, pero actualmente están en proceso de mudanza hacia la bodega Los Tercos, en Maipú.

Andrés Benites: “Para los pequeños emprendedores el palo en la rueda es el volumen”.

“La dirección enológica está a cargo de los tres. Coordinamos desde los puntos de cosecha, fermentación, guarda y fraccionamiento desde un perfecto caos y entendimiento, ¡jajaja!”, comentan con alegría.

Estos amigos planean crecer en volumen y líneas, tanto horizontal como vertical. En esta cosecha 2020, han elaborado un Blend de Blancas, pronto a fraccionarse, que viene a acompañar al Blend de Tintas.

“Creemos que elaborar vino es una de las actividades más puras en la faz de la tierra y de las más genuinas”.

“Además elaboramos un capricho (edición limitada) que busca integrar nuestra experiencia en Estados Unidos y Australia a través de un blend. La partida está a descansando en barricas y recién saldrá al mercado en 2021”, adelantan en exclusiva.

“Para un mediano plazo, la idea es sumar nuevas marcas que, siguiendo con nuestra lógica desafiante, buscará nuevos contrastes y amalgamas al mismo tiempo. La proyección es ambiciosa y esperamos poder concretar todos nuestros sueños a la brevedad”, continúan.

La mirada joven

Si bien estos tres enólogos son muy jóvenes escucharlos hablar es un deleite. Los mueve una fuerza poderosa y tienen la humildad e inteligencia de mirar a los grandes referentes del vino para aprender, conocen la industria, escuchan al consumidor y realizaron vendimias en el extranjero, lo cual amplió enormemente su visión de la enología.

“El enólogo está entendiendo el lugar de donde vienen los vinos, el “terroir”. La industria está creciendo y lo hacemos todos juntos: finquero, enólogo y consumidor”, afirman.

Gabriel Portera: “En Argentina estamos haciendo vinos a partir de entender al consumidor”.

Con respecto a la promoción y comunicación del vino consideran que al vino hay que saber venderlo y al comparar con otros países reconocen que en Argentina falta marketing y comunicación para instalarlo en el exterior.

Sin embargo, les encanta esta tendencia de los “Vivos” en las redes sociales. “Han sido un hermosa oportunidad para que el consumidor se contacte con el enólogo. Es muy bueno esto de empezar a ser más amigo del consumidor para conocer sus gustos. Creo que el enólogo aprendió a comunicar sus vinos”, asegura Andrés.

Por su parte, Gabriel reconoce que los jóvenes tienen un peso muy importante en la industria y que cada día saben más de vinos. “Cada vez hay más curiosidad y los jóvenes ya incorporan el vino como bebida en las comidas y reuniones entre amigos”, asegura.

Con relación a los obstáculos que se encontraron en el camino cuentan que la mayor dificultad la tuvieron por el volumen. Les costó conseguir insumos para esta primera línea que sacó una partida de 1.200 botellas. “Hay un problema en la industria para los pequeños emprendedores. Es difícil que los proveedores cubran las necesidades de pequeños stocks y hay que estar buscando los remanentes”, afirma Benites.

El vino

Los rasgos que caracterizaron a Pura Suerte Blend de Tintas 2018 fueron la armonía en todos sus aspectos, la expresión de aroma y fruta, y la redondez en boca. “Perseguimos el equilibrio entre la fruta, la acidez y un tanino amable que invite copa a copa a terminar la botella”, detallan.

Juntos desde la Facultad de Enología. Ahora van por el sueño de su bodega propia.

Dónde conseguirlo:

La primera partida de Pura Suerte Blend de Tintas 2018 está agotada, se vendió todo. Y los próximos vinos, la cosecha 2020, se venderán por internet a través de Casa de Vinos Mendoza.

-En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; en Mr. Wines (MUSU).

-En Bahía Blanca: Musa Vinoteca.

-También en Rosario, Rio Negro e Iguazú.

Contacto en Instagram: @purasuerte.wines

*Andrea Ábalos. Periodista. Escritora. Editora de El Descorche Diario.