info@eldescorchediario.com
Paula Villanueva (27). Oriunda de La Consulta, Valle de Uco.
  • Historias Descorchadas
  • 17 septiembre, 2020

Trabajo y determinación, el camino para llegar a la meta

Se dice que el sacrificio y el trabajo duro son los motores del crecimiento personal. A lo largo de los siglos, importantes figuras han tenido que pasar por vidas de esfuerzos que les han llevado al lugar que tanto anhelaron. Paula Villanueva (27), joven y talentosa enóloga, es la protagonista de esta #historia, quien a fuerza de constancia y dedicación se hizo un lugar en el mundo del vino.

Paula trabaja en Bodegas Salentein. Sin embargo, sus inicios fueron un camino de mucho estudio y sacrificio, primero en la Tecnicatura en Enología e Industrias Frutihortícolas en el IES Valle de Uco y luego en la Universidad Juan Agustín Maza. Trabajaba turnos rotativos y viajaba a Mendoza cada día.

Oriunda de La Consulta, se define como muy “familiera” y reconoce que los vínculos son un pilar fundamental en la vida de las personas. #ElDescorcheDiario dialogó con Paula y nos contó su recorrido. Con calma y voz suave, con la templanza y la humildad de quien camina dando pasos seguros y determinados.

A la semana de recibirme, comencé a estudiar la licenciatura en Enología en la UMaza en la sede Valle de Uco, actualmente estoy realizando mi tesina de grado junto a mi tutora Ana Puelles. Fue una gran etapa la facultad y conocí a personas increíbles que me acompañaron y me acompañan, estoy muy agradecida”, relata la joven.

Mi familia está compuesta por mis padres, dos hermanos, una hermana y dos hermosas sobrinas que son mi adoración. Además, cuento con el apoyo incondicional de mi novio, es mi compañero en esta aventura y sin él nada sería posible. También mi perrita Brunella. Siempre digo que la familia es el pilar más importante que uno puede tener, en quienes sostenerse en las situaciones difíciles, quienes van a festejar tus logros y te van a acompañar en todo momento”, asegura.

En la UMaza junto a sus padres al fin de la licenciatura.

Paula es muy joven pero sabe de convicciones fuertes y metas claras. Aspira a ser primera enóloga en alguna bodega y a seguir estudiando y perfeccionándose, ya sea en gerenciamiento como en idiomas.

“Todos tenemos sueños. Pero para convertir los sueños en realidad, se necesita una gran cantidad de determinación, dedicación, autodisciplina y esfuerzo”, decía el atleta estadounidense, Jesse Owens, ganador de  cuatro medallas de oro en Berlín 1936.

Sobre sueños y determinación, esta joven conoce bien porque nunca se dio por vencida, recorrió muchos kilómetros, madrugó cada día de su vida y trabajó duro por este anhelo de “hacer vinos”.

“Hay oportunidades para todos, no se trata del género, hay que saber buscarlas”, asegura. También aconseja a quienes desean estudiar enología que sean apasionados y que estudien mucho. “Siempre se vuelve a los libros”, afirma.

Por otra parte, asegura que el consumidor es cada vez más exigente, quiere saber más y busca vinos fáciles de beber. “El consumidor busca que el vino sea fresco y que exprese el terroir”.

Viñedos en el Valle de Uco. 

-¿Cuál es el recorrido que realizaste en tu carrera?

-Estudié mucho, hice pasantías en bodegas como The Vines of Mendoza, Cooperativa San Carlos Sud, Bonetto Fratelli, y también en industrias como Solvencia, Nucette, un desecadero de ajo, una fábrica de congelados y en el mismo IES. Mi primer trabajo fue en el 2015 en temporada de vendimia en Bodega Salentein. En el medio de este trabajo, fui a hacer vendimia a Cafayate a Bodega Etchart, estuve como operaria de control de fermentación de vinos blancos.

“Siempre se vuelve a los libros”.

 -¿Qué te llevó a elegir la enología como profesión y forma de vida?

-La enología es parte de mi vida, tomo el trabajo en forma responsable y seria, doy lo mejor de mí, capacitándome constantemente. Siento que cada tanque que elaboramos es un hijo nuevo, estamos en permanente acompañamiento y seguimiento desde que ingresa la uva hasta que sale fraccionado en botella. Es poder percibir el proceso de transformación en toda su parte analítica y organoléptica y que te apasione día a día lo que haces, por la dedicación que se le otorga a cada parte del proceso.

-¿Qué desafíos tuviste que sortear en tu carrera ya sea como estudiante y ahora como profesional?

-Cuando estudiaba en la facultad trabajaba al mismo tiempo. Hacía turnos rotativos de mañana, tarde y noche, realmente fue todo un desafío llegar a la meta que me propuse cuando empecé a estudiar. Hubo días difíciles donde el tiempo para descansar era poco. No me arrepiento de nada, todo llega en su momento. Estoy convencida de que “los sueños son más sueños cuando vas por ellos”, nunca hay que bajar los brazos por más que la situación se ponga difícil, se trata de persistir.

“Hacía turnos rotativos de mañana, tarde y noche; realmente fue todo un desafío llegar a la meta”.

-Otro desafío importante fue irme a Cafayate, Salta; emprender un viaje para dedicarme un poco más a la enología, conocer una manera diferente de hacer las cosas, presenciar el proceso elaboración en vendimia de vinos blancos ya que no tenía experiencia en el tema. Fue dejar mi vida normal y toda mi gente unos meses para ir detrás de un sueño, para poder nutrirme más como profesional.

-Creo que el sueño de todo estudiante de enología es llegar a ser el enólogo de una bodega, y yo hoy lo estoy cumpliendo. Es un mundo fascinante donde todos los días se aprende algo nuevo, que me atrapa más esta profesión y que hoy es parte de mi vida.

Su paso por Bodega Etchart en Cafayate, Salta.

-En mis desafíos siempre estuve acompañada de mi familia y de las personas que quiero y que siempre han estado a mi lado para ayudarme. Por eso muchas veces mis logros se los dedico a ellos, por tanta paciencia, compañerismo, aguante, predisposición y amor.

-¿Quiénes han sido tus referentes en la industria?

-Tengo varios profesionales como referentes. En primer lugar, mi enóloga preferida, a quien admiro mucho por su vocación y pasión, quien es mi profesora, mi amiga y mi tutora y además mi mamá en la facu ¡jaja! la queridísima licenciada Ana Puelles.

-Profesionales enólogos que admiro son José “Pepe” Galante (Salentein), porque es una eminencia de la industria vitivinícola, pionero en el Valle de Uco. Por último, mis dos referentes enólogos a quienes admiro hace años son Rogelio Rabino (Kaiken Wines) y Santiago Mayorga (Nieto Senetiner), quienes fueron grandes pilares en mi formación de tecnicatura, siempre dando lo mejor como profesionales y como personas.

-¿Qué tipo de vinos te gustan, ya sea para elaborar o como consumidora?

-Para elaborar prefiero los vinos bases y los vinos blancos, me apasiona la etapa de fermentación y cómo evoluciona el mosto hasta consumirse todo el azúcar. En esta etapa se desprenden los aromas típicos de cada variedad, vemos la expresión del varietal en todos los sentidos y cómo se desarrolla de acuerdo a los cuidados que se realizan en vendimia.

-Debo confesar que tengo variedades que me encantan, como el Pinot Noir y el Cabernet Franc, pero mi preferida es el Syrah, ¡siempre Syrah!, ya sea joven o de guarda.

Paula en acción en pleno proceso de elaboración.

-Pero para beber me gustan los vinos tintos con cuerpo, si tiene paso por roble mucho mejor; y también los espumantes de diferente tipicidad. Siempre digo que es bueno probar distintos vinos de la misma gama, para ver cuál preferimos al momento de ir a comprarlos. Cuando una persona es principiante en el mundo del vino, lo mejor sería que se informe o consulte que tipo de vinos puede comenzar a probar de acuerdo a sus preferencias.

-¿Algún terroir en especial que te guste o que veas con muy buenos ojos?

-Sí, hace un tiempo que tengo presente la zona del Paraje Altamira, en La Consulta, San Carlos, el lugar donde viví la mayor parte de mi vida. Cuando hablamos de terroir nos referimos a una combinación de suelo, clima y la expresión del hombre.  El Valle de Uco en general es una zona donde se producen vinos únicos y de la más alta calidad.

“Hay oportunidades para todos, no se trata del género, hay que saber buscarlas”.

Altamira está ubicada a 1.100 metros de altura, muy cercana a la Cordillera de Los Andes y presenta suelos con mucha roca o piedra grande, aluvionales y con mucho calcáreo. Veo muy bien esta zona ya que los vinos que se producen aquí hablan del lugar de origen, de los suelos y todos los componentes del terroir se reflejan en su elaboración y en la textura del mismo.

-Por lo que entiendo, se dice que el Paraje Altamira está representando el protagonismo de la cuna de los Malbec del futuro y eso es muy interesante para la industria del vino.

-La mujer se ha acercado mucho al mundo del vino ¿Cómo percibís el paladar de las mujeres, gustos,  preferencias?

-Existen diferentes tipos de consumidoras, por lo general desde mi punto de vista, la mujer al comenzar a tomar vino se inclina más por los vinos blancos dulces. Luego, están las consumidoras usuales quienes van más allá de este tipo de vinos y se animan a probar los tintos secos varietales. Pero hay muchas que les puede gusta un cierto toque de roble.

-La mujer por su propia naturaleza percibe mucho los aromas, los colores y matices que puede presentar el vino que está degustando. Y en caso de que sea de su interés comienza a probar alternativas de vinos semejantes para poder encontrar las diferencias y acentuar más sus preferencias y qué tipo de vinos eligen para beber.

-Desde tu mirada joven, ¿cómo ves los nuevos modos de comunicación y comercialización con las nuevas tecnologías?

-En la comercialización es esencial que el expo manager o el comerciante entienda lo que está vendiendo. Tiene que saber cuáles son las cualidades que sobresalen de vino y sentir pasión por lo que vende. De esta manera va a poder llegar mejor al consumidor y va a hacer más fácil vender el producto.

En la Región del Veneto, Italia. Paula ganó una beca en la Scuola Enológica di Conegliano.

-Hoy, es muy importante el papel de las redes sociales, todo el tema de la pandemia ha requerido que se utilicen más de lo frecuente este tipo de medios y ventas online. Los mismos vendedores son quienes ofrecen, por ejemplo, promociones de vinos de diferentes varietales o diferentes bodegas. La comunicación en las redes es fundamental para hacerse conocer y acentuar su presencia frente al público con lanzamientos de nuevas líneas, promociones, información acerca de los productos y sus variedades.

Te puede interesar:

José Morales, un hacedor de vinos campeones del mundo