info@eldescorchediario.com
Para el joven enólogo del Este, "el secreto es la simpleza".
  • Enólogo Revelación
  • 7 noviembre, 2019

Matías Morcos: “Podemos demostrar que el ‘Este’ no está muerto”

Afirma el joven profesional (23), reconocido como “revelación” por la última guía de vinos Descorchados, próxima a salir. Está orgulloso de tener la posibilidad de mostrarle al mundo las bondades de su tierra, la Zona Este de Mendoza y explotar todo el potencial que sus variedades típicas pueden expresar.

El periodista chileno, Patricio Tapia, decidió apostar por Matías Morcos, nombrándolo Enólogo Revelación del Año. “Sus vinos escarban en un pasado familiar lleno de vinos tradicionales, basados en cepas que poco a poco se rescatan, como la Moscatel o la Criolla Chica”, destaca el crítico en su informe.

Con sus 23 años, Matías es oriundo de la histórica Zona Este, una región que quedó un tanto relegada a partir de la reconversión vitivinícola, cuando los cultivos fueron buscando mayor altura hacia el Valle de Uco y el Sur del río Mendoza.

Intercalando el trabajo entre la bodega familiar y varios proyectos personales, Matías se empeña en llegar a los jóvenes con la línea de vinos que lleva su nombre, donde apuesta a variedades como Criolla, Moscatel y Bonarda.

Luego de la distinción, como la “revelación del año”, Matías Morcos compartió una charla exclusiva con  El Descorche Diario.

-¿Cómo recibiste esta noticia de ser reconocido como enólogo revelación del año?

-La verdad fue una gran sorpresa. Nos enteramos junto con todos los que vieron la publicación hace unos días. Estamos muy felices y orgullosos pero con una gran responsabilidad, a partir de ahora.

-Sobre todo, estamos muy agradecidos a la guía Descorchados, no solo por mi reconocimiento, sino por su interés en la Zona Este. Creemos que hay mucho trabajo por hacer y que tenemos una oportunidad gigante. Podemos demostrar que el Este no está muerto, más allá de las crisis sucesivas con las que venimos luchando.

“Tengo el deber de contar todo lo que es esta zona”, asegura Matías.

Según tu opinión, ¿cuál es el valor agregado que has plasmado en tu vino que hizo posible hoy seas una revelación?

Pienso que la autenticidad en los vinos, en el proyecto. El valor de mostrar una zona que no está de moda, por el contrario está muy golpeada. Mostrar la verdad del terruño, que podemos hacer vinos simples, fáciles de tomar. Además, tenemos mucha tradición y variedades muy lindas que daban de comer a la industria cuando el consumo era de 80 litros per cápita.

-Es definitiva, es la sencillez de mostrar lo que se puede hacer en el Este trabajando bien y con corrección. Nada más, sin grandes pretensiones. La idea fue mostrarle a Patricio que en Argentina hay una zona gigante que tiene potencial y que no está desarrollada. Él nos dio una gran mano con esta revelación y estamos agradecidos.

“En Argentina, hay una zona gigante que tiene potencial y que no está desarrollada”.

-Este tipo de reconocimiento, ¿creés que puede hacer un efecto dominó hacia otros productores de la zona?

– Lo creo y lo espero. Al hacerlo público (sobre todo en redes), lo que hicimos fue una invitación. Tenemos suerte de conocernos mucho, no son tantos los productores y bodegueros en la zona y sueño con que se sumen a todo esto. Hay jóvenes haciendo cosas muy interesantes y bien, como Lucas Niven y Sebastián Garabaglia. Los invito a todos a que se animen. La idea es que no intenten hacer Cabernet Franc de Guatallary, sino hacer Criolla Chica, Criolla Grande, Moscatel, Pedro Giménez, Bonarda. En resumen, mostrar la verdad del Este, lo que somos y comunicar eso.

Matías propone vinos desestructurados y etiquetas modernas.

-¿Cómo son los vinos de Matías Morcos?

-Son vinos sencillos y sinceros. No tienen levaduras, son cepas con más de 100 años. Intentamos tocarlo lo menos posible. No son complejos. Son vinos para el día a día. Tenemos una Criolla que está buenísima para la picada pero también para la pileta. Hicimos un Moscatel Rosado muy aromático que es seco en boca pero nos abre a un consumidor que busca estos sabores. Y por otro lado, el Bonarda, que ya no hay mucho más que agregar por todo lo que se ha dicho y lo bien que se ha trabajado en la zona.

-Como enólogo joven, ¿cómo te parece que habría que seducir a la juventud para que se acerque al mundo del vino?

-Justamente, pensando en los jóvenes, hicimos un vino que llamamos “Guanaco West” que ha sido furor este año y  nos ha ido muy bien. El secreto es la simpleza, es dejar de insistir que los vinos deben ir con determinadas comidas, que hay que consumirlos en determinados momentos. Nuestra idea es más simple: “Querés tomar un vino, tómalo. Querés ponerle hielo, ponele. Querés ponerle soda, ponele. Hagamos un cóctel”.

“Hay que mostrar la verdad del Este y lo que somos”.

-Lo importante es que el vino sigue siendo la bebida para compartir en la mesa. El vino nos sigue uniendo.  No es una bebida de la que te desprendés y siempre te invita a algo más. La idea es comunicarlo con simpleza y que cualquiera se anime a tomarlo, que no sienta la barrera de no saber qué variedad es, o como tomarlo.

-¿Cuáles son los desafíos de Matías Morcos a partir de este reconocimiento? ¿Cómo te proyectás hacia la próxima vendimia?

-El reconocimiento fue algo hermoso pero también una súper responsabilidad porque  si mostramos un poco del Este, ahora siento que tengo el deber de contar todo lo que es esta zona,  todas las variedades que tenemos propias. A su vez quiero invitar a otros productores y sumarme a trabajar con ellos. El año que viene nos gustaría que Descorchados tenga 20 vinos del Este que sean revelación. Todos diferentes y todos mostrando su zona. Ese es el gran desafío.

*Periodista. Director de El Descorche Diario.
Corrección y edición: Andrea Ábalos / El Descorche Diario.
Fotos: Gentileza Matías Morcos.